PUEBLA, EN LA RUTA DEL LAVADO DE DINERO DEL NARCO

foto-lavado

La investigación por lavado de dinero en Puebla de al menos dos cárteles del crimen organizado que actualmente realiza la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) viene a confirmar la hipótesis que, a voces, se tenía en la capital y su zona conurbada, por el intenso y casi súbito boom inmobiliario de hace algunos unos años, especialmente entre 2008 y 2016: “aquí hay dinero del narco”.

Los capitales que financiaron construcciones opulentas y enormes edificios, irónicamente muy parecidos a los de prósperos municipios del norte del país, tenían ese origen, desde la visión de la vox populi.

En Garganta Profunda, en entregas a lo largo de los últimos años, hemos dado cuenta de ello.

Las coincidencias evidentes, entre la ebullición inmobiliaria y el asiento de capos del crimen en Puebla, como ciudad santuario, en la que no se atacaban, lo mostraron así.

El gobernador Miguel Barbosa confirmó esa conjetura popular.

“Esas fortunas que no se ven y que aparecen construyendo o adquiriendo cosas en abundancia, son eso, lavado de dinero y operaciones con recursos de procedencia ilícita”, dijo en su conferencia de este jueves.

La referencia vino a cuenta a propósito del informe de Evaluación Nacional de Riesgos que presentó la UIF, en el que se describe que el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas tienen operaciones y realizan lavado de dinero en Puebla.

Sin embargo, datos adicionales muy relevantes están en la investigación que realizaron las organizaciones de periodistas Quinto Elemento Lab y Connectas, con base en informes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de México (CNBV), así como de los Departamentos de Justicia, del Tesoro y de Seguridad Interior de Estados Unidos.

En ésta se describe que específicamente el Cártel de Sinaloa, del hoy preso en Nueva York Joaquín Guzmán Loera El Chapo, lavó dinero a través de la Casa de Cambio Puebla, para -al menos- comprar una flota de 13 aeronaves, para el trasiego de droga desde Sudamérica a México.

Ese sería apenas la punta de una intrincada maraña que, desde Puebla, operó por casi una década, más intensa y específicamente, entre al menos 2008 y 2016.

El 12 de febrero de 2019, le presenté la entrega “Puebla, en la trama de operaciones y del encarcelamiento vitalicio de El Chapo”.

https://www.pueblaonline.com.mx/garganta_prof/?p=11445#.X20hjGhKjIU

En ésta, describí cómo Puebla tiene un lugar medular en la trama de lavado financiero del máximo capo en la historia del país.

“Los desarrollos inmobiliarios, los lujos a la vista de todos, los autos de suntuosidad desorbitada, siempre tuvieron en el imaginario colectivo una explicación sencilla: hay dinero del narco.

“La referencia periodística nos lleva al comparativo: ‘Puebla se pareció entonces tanto, muchísimo, a la Bogotá (Colombia) de hace 30 años’…

“Las detenciones de casi 20 cabecillas del narco en Puebla, desde Benjamín Arellano Félix en 2002, pasando por Arturo Beltrán Leyva en 2009, Sergio Barragán Villarreal, El Grande, en 2010, hasta Ricardo Arturo Pacheco Tello y Juan Terán Regalado, en 2017, dan testimonio del santuario”.

Hoy la presunción colectiva se ha convertido en teoría judicial.

No, efectivamente, no hay crimen perfecto.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply