EL SHOW DE LOS NUEVOS PARTIDOS

foto-show-partidos

El 6 de junio de 2021, en Puebla las boletas del proceso local tendrán los logotipos de 13 partidos políticos, una verdadera feria, nutrida como nunca, que se disputarán los escasos votos que llegarán a las urnas, por tratarse de una elección intermedia, en la que tradicionalmente el abstencionismo rebasa 50 por ciento de la Lista Nominal.

Con la llegada de los nuevos partidos Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza Social por México (FSM), que tienen profundas raíces en Puebla, hay evidentemente perdedores y ganadores.

Comencemos por los antecedentes.

Los partidos con registro nacional, luego que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) dio vida en repechaje a los dos mencionados, son ahora 10.

A Morena, PAN, PRI, PT, PVEM, Movimiento Ciudadano y PRD, se han sumado Partido Encuentro Solidario, antes Social (PES), RSP y FSM.

En Puebla, como en el resto de las entidades, esos partidos nacionales en automático tienen registro estatal.

Además, están los institutos locales poblanos, herencia del morenovallismo, Pacto Social de Integración (PSI), Nueva Alianza y Compromiso por Puebla.

Trece opciones y no hay que soslayar la frase popular “de todos no se hace uno”.

Con la llegada, ahora con registro oficial, de las RSP de la ex presidenta del sindicato magisterial, Elba Esther Gordillo, un sector del marinismo y de ex priístas revive en Puebla.

Ese grupo lo encabezan en el partido elbista Christian Macip, quien tiene una posición nacional como encargado de las Finanzas, y Ramón Fernández Solana, dirigente estatal del neopartido.

Con la obtención del registro, que el Instituto Nacional Electoral (INE) les dará formalmente la próxima semana, RSP podría generar un nuevo boquete al PRI, en donde ha encontrado la primera cantera de militantes, que se acreditó a 15 mil en la entidad.

Otro partido que podría resultar afectado por RSP -que dirige el muy bailador yerno de Elba, Fernando González-, pero también por FSM, que tiene con excelente posición nacional y, por obviedad, como mandamás en Puebla, al diputado local Gerardo Islas Maldonado, es Movimiento Ciudadano (MC).

MC, el partido del senador Dante Delgado Rannauro, que estaba atrayendo a los huérfanos del morenovallismo, a varios panistas y algunos ex priístas resentidos, ahora podría quedarse sin esos cuadros, una vez que el abanico de posibilidades para los tránsfugas se ha ampliado.

El definitivo ganador con la creación de estos partidos es el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que, en las sombras, comparte proyecto con ellos y dispersa el voto que, de por sí, no iba a beneficiarlo.

Con RSP aspira a que una parte del sufragio de clase media alta no vaya al PAN, ni al PRI.

En tanto, con FSM coopta al voto corporativo obrero, pues el dirigente y fundador de ese partido, Pedro Haces Barba, senador suplente de Morena, es también dirigente de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM).

Esa organización que es una suerte de Plan B ante la priísta CTM.

En todo este juego, la negativa del registro al partido México Libre, de Felipe Calderón y Margarita Zavala, en cambio beneficia al PAN, que verá pasar de largo el riesgo de una fuga masiva de cuadros y militantes.

En eso, posiblemente Andrés Manuel López Obrador, a quien se atribuye la operación para que las autoridades electorales negaran el registro, podría estarse equivocando.

Hubiera podido fracturar al panismo, opinan algunos.

El tiempo dirá si atinó o falló.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply