LA PUEBLA DALTÓNICA QUE NO VE EL COLOR EMERGENCIA DEL REBROTE DE COVID-19

foto-rebrote

Apenas un mes nos duró el descenso sosteniendo y evidente en los casos de COVID-19 en el estado de Puebla y hemos echado pasos hacia atrás respecto del control de la pandemia. Estamos cerrando la semana con el reporte de la vuelta a los más de 200 contagios en un día. El rebrote que acechaba pareciera que ha llegado, a menos que esta tendencia cambie en los próximos días.

Al cierre de este miércoles, se registraron 227 casos.

De acuerdo con los datos de la Secretaría de Salud estatal, desde el 26 de septiembre no se registraba ese nivel.

Los fallecimientos siguen por debajo de los dos dígitos, pero no hay garantías de que se sostendrán esas cifras.

Las muertes que son todas importantes, todas dolorosas y todas tragedias irreparables en las familias poblanas.

Los números hoy nos llevan al momento para una reflexión ineludible.

Hay que reconocer que hemos fallado en el compromiso individual y colectivo de dosificar, cuando y cuanto sea posible, el contacto social y las salidas.

En Puebla estamos con semáforo naranja y con matices de mucha precaución, pero en las calles parecieran que éste es verde.

No es daltonismo.

Es irresponsabilidad.

Está semana y la próxima, por ejemplo, en bares que de por sí son también salas de conciertos, hay recitales programados.

Se advierte que serán con “cupo limitado”.

Por supuesto eso no es suficiente.

Hay calendarios de actividades cubiertos hasta todo noviembre.

Pero no hay garantías de que el próximo mes podamos seguir en las calles.

En esta “nueva normalidad”.

O haya que regresar al confinamiento.

O al semáforo rojo como en Chihuahua.

Hoy, basta salir a los espacios públicos de Puebla capital, por ejemplo, los fines de semana, para ver las nutridas concurrencias que desbordan restaurantes y otros establecimientos.

Ciudades y países enteros de Europa han tenido que regresar a los cierres.

En algunos casos forzado.

Francia ordenó el toque de queda para 46 millones de personas, cuando en el país la población total es de 67 millones de habitantes.

La nueva y urgente medida se aplicó desde el sábado pasado en París y otras 8 ciudades, pero este jueves se extendió a 54 departamentos de Francia.

Si atendemos a la experiencia, basta recordar que en América y en México, los primeros picos de la curva epidémica llegaron alrededor de dos meses después de que se registraron en los países europeos.

Si se reedita ese esquema, hay que prepararse para fiesta decembrinas solamente virtuales.

Un nuevo autoconfinamiento llegará.

De ahí que sea tan oportuno el llamado del gobernador Miguel Barbosa:

“Tenemos que asumir que hay un número de contagios que debe ser atendido con responsabilidad y ocuparnos.

“La curva está subiendo. En los estados a nuestro alrededor hay números preocupantes, debemos asumir esta información como una alerta para presentar medidas de previsión”, escribió en su cuenta de Twitter.

El rebrote está por estallar.

¿Usted qué está haciendo?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply