EL GROTESCO CASO DEL “MAGISTRADO ERAZO”

foto-erazo

El empecinamiento de los senadores Alejandro Armenta y Ricardo Monreal, quienes, pasando por alto las leyes, la cortesía política y hasta el sentido común, impusieron a Fredy Erazo Juárez como magistrado del Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP), puso en ridículo al Senado de la República y a ellos los exhibió en sus componendas.

Sin embargo, esa designación, que consiguieron utilizando con dolo la mayoría del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), tuvo este miércoles consecuencias graves.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) debió componerle la plana a la Cámara Alta.

¡Vergonzoso!

Sí, al órgano legislativo en su conjunto, aunque en realidad fue utilizada por los susodichos para imponer al asesor jurídico del poblano en esa posición.

Todos, hasta sus cercanos, se preguntan: ¿de qué tamaño son los compromisos de Alejandro Armenta con Freddy Erazo?, al grado que, sabiendo que ponía en riesgo su prestigio como integrante de la mayoría parlamentaria, se empeñó en hacerlo magistrado.

Y así, ni un mes le duró el gusto a Erazo.

El 10 de diciembre fue designado en una votación, por cierto, muy apretada.

Este 6 de enero, como regalo de Reyes Magos para la legalidad, llegó la revocación a ese nombramiento.

El proyecto de resolución del magistrado Reyes Rodríguez Mondragón fue absolutamente apegado a la lógica jurídica.

Irrebatible.

Si la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe) establece que debe haber paridad de género en los Tribunales Estatales, entonces la sustitución del magistrado Gerardo Saavedra, a quien se le negó la ratificación, debía darse con una magistrada mujer.

Esa fue la reforma que la propia mayoría de Morena, que encabeza Monreal, aprobó el año pasado.

Ni más, ni menos.

Y esa fue la misma reforma que esa mayoría que encabeza el zacatecano pasó por alto y violó, al nombrar a Erazo, el supuesto asesor de presuntos criminales de alto calibre.

El Tribunal Federal se ha apuntado una decisión firme y de entera independencia.

A pesar de que el nombramiento de sus integrantes depende de la Cámara Alta, los cinco magistrados que por unanimidad desecharon a Erazo, no se amilanaron.

Ya en su momento lo había advertido el gobernador Miguel Barbosa.

No se pueden hacer las cosas a modo.

Tergiversando la lógica jurídica.

Pasando por alto incluso las pruebas de honorabilidad de quienes integrarán instituciones como el TEEP.

Hubiera sido muy grave que un senador, en este caso Armenta, pero el caso aplica para cualquiera, tuviera en su mano las decisiones de uno de los cuatro magistrados de la Sala Superior local.

Ninguna de sus definiciones del TEEP hubiera estado exenta de sospechas.

Sobre todo ahora que estamos a las puertas de una batalla electoral muy difícil.

En la que el Tribunal local debe ser garante.

No

Nunca.

Pero se atajó esa posibilidad.

Como dicen por ahí:

¡Qué oso!

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply