2021, OTRO AÑO DE TEMPESTADES

1220126708

Aunque con esperanza, por la llegada de la vacuna contra la COVID-19, el año 2021, del que estamos por terminar la primera semana completa, tiene en el horizonte enormes retos e intensa actividad política, que avizoran el riesgo de convulsiones. Aun al lado y también a contracorriente de la pandemia, el país y el estado tienen ante sí un año definitorio, que puede traer muchas -y muy peligrosas- tormentas.

El incremento en los contagios en la entidad, que se comienza a reflejar en los reportes cada día, tiene un claro peligro de alcanzar una cresta grave hacia mediados de este mes.

Los hospitales comienzan a llenarse.

No hay médicos suficientes.

También en los próximos meses, habrá ventiscas intensas por los procesos electorales local y federal, que ya están en marcha, y que dibujan divisiones internas en los partidos, por la repartición de candidaturas.

Pasada la guerra intestina, la contienda constitucional podría tornarse en una batalla todavía más amarga, entre las dos principales alianzas: Va por México (PRI-PAN-PRD) y la lopezobradorista Juntos Hacemos Historia (Morena-PT-PVEM).

Un bipartidismo de facto.

Con sus institutos satélites.

Se tratará, en muchos territorios del país y de la entidad, de un enfrentamiento solamente entre dos opciones: la “consolidación” de la Cuarta Transformación (4T) o su combate frontal.

Pasada la jornada electoral del 6 de junio y todavía seguramente con sus secuelas jurídicas en curso y con las heridas abiertas, que haya podido dejar la contienda, vendrá en octubre el proceso de elección del rector número 28 de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

(La fecha sería esa, si no hay nada imprevisto).

Se define el rector para el periodo 2021-2025, con posibilidad de reelección.

Este proceso será especialmente observado.

Alfonso Esparza, quien concluye su paso de dos periodos de mucha estabilidad por la Rectoría, es el primero en décadas que mantuvo el compromiso académico y no saltó a la arena política.

Sin embargo, la naturaleza universitaria, de sus grupos y personajes, presagian apasionamiento en la sucesión. Y encima están el choque con el gobernador y las varias denuncias que pesan en su contra.

Para ver y llegar a todos esos sucesos que ofrece en su menú social y político este 2021, antes estará la salud.

Las cifras de COVID-19 son de alerta.

No aprendimos mucho, colectivamente, del primer confinamiento.

Las fiestas decembrinas vinieron con exceso de confianza.

Se repitieron las concentraciones numerosas, algunas masivas, que son el mayor y más grave foco de contagios.

El rompimiento de los cuidados traerá sus facturas.

En 15 días, se verá el incremento de casos y hospitalizaciones por las fiestas de fin de año y la movilización de Reyes.

La vacuna llegará a Puebla, según prometió el gobierno federal, el martes próximo, 12 de enero.

Pero es absurdo pensar que alcanzará para todos, ni siquiera en un largo plazo.

Ojalá así pudiera ser.

La lógica dice que no y que el proceso, titánico y complicadísimo, durará hasta 2022.

Los cuidados son la única vía para sobrevivir.

Las tempestades también acechan a este 2021.

¡Agárrense porque habrá fuertes, fuertes turbulencias, con soldados caídos y no pocos heridos!

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply