“EL MANOTAS” ÉDGAR GARMENDIA Y SU OBSCENO NEGOCIO EN MORENA, AL DESCUBIERTO

foto-garmendia1

La dirigencia estatal del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), con Édgar Garmendia de los Santos al frente como secretario en funciones de presidente e impugnado, y Carlos Alberto Evangelista Aniceto, como delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), se ha convertido en la cueva de una pandilla que haría sonrojarse al mismo Alí Babá.

Además de las denuncias de venta de candidaturas y la realización de encuestas a modo contra ese grupo oscuro, hoy existe ya la comprobación de que se comercia con las postulaciones.

El Incorrecto, portal que dirige Gerardo Ruiz, presentó este lunes una grabación que, en redes sociales, exhibe a Pedro Germendia, hermano de Edgar, en plena venta de candidaturas.

tuit-incorrecto

“En el video filtrado, se escucha a Pedro Garmendia hacer una negociación en el municipio de San Gabriel Chilac para elegir al candidato a la alcaldía.

“Mi hermano tiene un gran peso en la política total’, dice Pedro en relación con su hermano Édgar Garmendia, quien funge como secretario general y ha tenido la función de presidente estatal.

“A cambio de la candidatura, pidió que le den ‘un techo financiero del 15 por ciento’ y que le den obra pública”, describe la información de El Incorrecto, que acompaña al video.

Esta grabación se suma a denuncias que, desde hace semanas, dimos a conocer en Garganta Profunda.

El Manotas Garmendia, como apodan ya a Édgar, ha sido reiteradamente señalado por la venta de candidaturas.

En sus obscenas transacciones no se sabe bien a bien si participa Evangelista Aniceto.

O si hasta lleva comisión el presidente del CEN de Morena, el diputado federal con licencia Mario Delgado Carrillo.

Lo que nos llega ahora con más datos es la participación de más integrantes de este grupúsculo de presunta delincuencia política organizada.

Nos dicen, desde la Sierra Norte, que el “vendedor” de Garmendia es Pablo Salazar Vicentello.

El cierra las ilegales transacciones.

Paso uno: piden 30 mil pesos a los aspirantes a diputados locales y alcaldes, para la realización de las encuestas.

Los tienen que pagar, si quieren ser considerados.

Paso dos: se identifica al aspirante con más poder adquisitivo, sin importarles un bledo su potencial electoral.

A él se le ofrece la candidatura que, dependiendo si es legislativa o si es a una alcaldía y dependen cuál, se cotizan en un promedio de 300 mil pesos.

Sólo en efectivo.

Pablo Salazar es quien cierra las transacciones por todo el estado.

Y es que El Manotas, nos dicen, sigue muy ocupado en sus viajes “de trabajo” a Teteles de Ávila Castillo.

Allá esta coincidentemente, Sandra Guadalupe López, su pareja sentimental.

Así es hoy Morena en Puebla.

Una cueva sucia.

Con una dirigencia podrida.

Un nido de ladrones.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply