LAS VACUNAS CONTRA EL COVID-19 Y EL APOYO SELECTIVO DESDE PALACIO NACIONAL

imagen-1-para-columna

Los números del avance de la inoculación contra COVID-19 lo dicen todo: con apenas 30 por ciento de cobertura, Puebla es el último lugar en la Estrategia Nacional de Vacunación del Gobierno de México, que tiene el monopolio exclusivo de la compra, importación y distribución de los biológicos en el país, como ocurre en otras naciones.

No ha habido equidad en la repartición de las vacunas.

El principal ejemplo es la Ciudad de México, que lleva un porcentaje de aplicación de 86 por ciento, con jornadas intensivas y con aplicación ya a edades desde los 18 años.

El estado de Puebla tiene, de acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 6 millones 583 mil 278 habitantes.

Es la quinta entidad más poblada, pero actualmente la número 32 en el avance de vacunación, apenas con 30 por ciento de cobertura, al corte del reporte del 3 de agosto de la Secretaría de Salud federal.

En tanto, la Ciudad de México, con 9 millones 209 mil 944 habitantes, tiene un avance de 86 por ciento de su población susceptible de ser vacunada, con 18 años y más.

Es la segunda entidad más poblada del país, pero es la que lidera en Estrategia Nacional de Vacunación.

Por encima de Puebla, en población, están:

Estado de México, con 16.9 millones de personas viviendo en se territorio, y que tiene ya 53 por ciento de avance en la vacunación.

La Ciudad de México, cuyos datos apuntamos arriba.

Luego Jalisco, con 8.3 millones de habitantes y que tiene al corte un avance de 44 por ciento en la aplicación de biológicos.

Y Veracruz, la cuarta entidad más poblada, con 8 millones de habitantes, lleva ya 39 por ciento de cobertura.

¿Qué pasa entonces?

¿Por qué se castiga a Puebla en las decisiones del envío de vacunas?

No hay ninguna lógica en este desdén que, desde Palacio Nacional, en donde se toman todas las decisiones, hay para nuestro estado.

Pareciera que hay una urgencia de apoyar a la Ciudad de México, en donde la votación del pasado 6 de junio fue desastrosamente negativa para el actual régimen.

Porque una lógica demográfica no existe en los números de la propia Secretaría de Salud federal. Tampoco de falta de vacunas dado que hay las suficientes bajo control del gobierno federal.

El gobernador de Puebla ofreció, desde hace meses y lo reiteró este lunes, que su administración está dispuesta a comprar los biológicos.

Sin embargo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha decidido que es suyo el monopolio exclusivo de la compra, importación y distribución de los biológicos.

Y así ocurre en todo el mundo, lo que hasta hoy no es reprochable.

En lo que evidentemente no hay justicia es en la poca atención que Puebla ha recibido en la Estrategia Nacional de Vacunación.

“Puebla es un estado muy poblado y cuando se reciben vacunas todas se aplican. Llamo a la Federación a que voltee a ver a Puebla, se requieren las vacunas suficientes para aplicarlas a nuestra población”, escribió Miguel Barbosa en su cuenta de Twitter este lunes.

“En esta semana hemos recibido 357 mil dosis, estamos trabajando para que Puebla Capital tenga las mismas vacunas, de manera proporcional a su población, como la CDMX”, agregó este martes en la red social.

imagen-2-para-columna

En Puebla esta carencia ¿deliberada? sigue dejando sin segunda dosis a miles de personas.

Por qué no se envían al estado las vacunas que tanta falta hacen.

Por qué López Obrador está aplicando un criterio político (rescatar y empujar a Claudia Sheinbaum, su “delfina” hacia el 2024, tras la debacle electoral de este año) a costa de sacrificar la salud, e incluso poner en riesgo la vida, de los poblanos.

¿No es esto acaso criminal?

Ahí están los datos.

Las conclusiones sáquelas usted.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply