De pesos y contrapesos

Arturo Luna Silva

Humberto Aguilar Coronado sigue perdiendo terreno en la cúpula del PAN.

Y es que “El Tigre” –que un día se amanece zavalista, al otro anaterecista y al siguiente morenovallista- tiene un nuevo contrapeso en el Comité Ejecutivo Nacional.

¿Su nombre?

Jorge Ocejo Moreno.

Fuentes bien enteradas cuentan que el senador Ocejo fue quien se opuso públicamente en todo momento a las propuestas que Aguilar hizo hace algunos días al interior del Consejo Estatal.

De plano no lo dejó hablar.

Más de una vez lo ridiculizó.

Varias ocasiones lo exhibió.

De pena ajena.

Y ahora, por ende, será el propio Jorge Ocejo el que lleve al CEN la voz del grupo fuerte de Puebla contra la opinión del propio “Tigre”, ése al que ya le quedan pocas rayas que presumir.

Puebla aportó 19 de 20 votos al nuevo dirigente del blanquiazul a nivel nacional, César Nava.

El único voto en contra fue precisamente el de Humberto Aguilar.

El mismo que ahora tendrá que pagar las consecuencias, entre otras la de ya no poder hablar por todooo el panismo poblano en las fundamentales sesiones del Comité Ejecutivo Nacional.

Y es que luego de lo que se vio en el Consejo Estatal, no hay duda de que don Jorge Ocejo está y estará ahí, en el CEN, listo para callarlo cuando empiece a decir las barbaridades y sandeces que acostumbra.

***

Ayer se envió a algunos periodistas y columnistas un correo alertando sobre despidos masivos en diversas dependencias del gobierno del estado, acciones que han causado gran inconformidad entre la burocracia marinista y que, según los remitentes, provocarán un voto de castigo para el PRI en las elecciones de 2010 y que se le entregue el poder al panista Rafael Moreno Valle.

Los inconformes hablan de recorte de personal en las áreas de Comunicación Social y de Desarrollo Administrativo, Planeación e Informática, así como del retiro de todas las compensaciones extraordinarias a los trabajadores y de una limpia de “aviadores” -de ésos que nunca ve el patético “contralor” Víctor Manuel Sánchez Ruiz-.

Y señalan:

Si efectivamente quieren un ahorro en el presupuesto, que inicien los secretarios, subsecretarios y directores generales, diputados locales, magistrados y jueces con reducirse su salario aunque sea un 5%”.

Para tomarse en cuenta.

***

Siguen saliendo datos que confirman la alianza (¿pragmática?) entre Jesús Morales Flores y Valentín Meneses, y que hace unos días adelantara en su espacio de “El Columnista” el periodista Javier Arellano.

De hecho, los autotransportistas unidos de Tepeaca ya empezaron a sufrir las consecuencias de ese pacto perverso que, entre otras cosas, busca “tirar del caballo” a Javier López Zavala y que obviamente va en sentido contrario a los deseos de “El Gran Elector”.

La comunidad de Santiago Acatlán es la junta auxiliar más importante de ese municipio y hasta hace dos elecciones era un bastión panista, pero gracias al trabajo de Mario Marín se logró revertir esa tendencia.

Santiago Acatlán es tan relevante que quien ahí gana la elección prácticamente define el rumbo político del ayuntamiento de Tepeaca, y eso parece que ya se le olvidó a Valentín Meneses.

Y es que resulta que la SCT a su cargo entregó permisos a la gente de Jesús Morales Flores para una base en Santiago Acatlán, poniendo en riesgo la estabilidad social de la población, ya que los permisionarios favorecidos son gente ajena a esa comunidad.

El representante de estos “taxistas” es Mauricio Méndez Castillo, hombre de las confianzas de Jesús Morales y quien goza de todo el apoyo de la SCT y principalmente del delegado Arnulfo Ibáñez Luna, ya que pese a múltiples quejas y denuncias de las flagrantes violaciones a la Ley del Transporte del Estado de Puebla, nadie hace caso.

Invaden espacios de las rutas 5, 3, 6 y 6A, hacen sitio donde no les está permitido, como la Central de Abasto y el Hospital General, y nadie les dice nada porque son protegidos de Jesús Morales y Jesús Morales trae una alianza con Valentín Meneses y Jesús Morales y su tropa son intocables para esa facción del marinismo.

Lo más interesante de todo es que el representante de ese sitio anda vendiendo los permisos en 60 mil pesos.

O sea, el negociazo va viento en popa.

Los afectados se preguntan si acaso la SCT trata de premiar a los mercenarios de la política o de cumplir con los caprichos de Jesús Morales y sus incondicionales, o si Chucho no se conformó con todo lo que se transó cuando su hermano Melquiades gobernó Puebla.

No dude usted que si ahora Jesús Morales hace lo que quiere, de llegar a la gubernatura nos va a imponer a Carlos Talavera como titular de la SCT y a Valentín Meneses como contralor del estado.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply