MORENA VS. ALIANCISTAS Y SU EMPATE TÉCNICO EN PUEBLA

imagen-encuesta

Hacia la batalla electoral de 2024 por la gubernatura de Puebla, actualmente las dos grandes alianzas que se prevé que competirán en las urnas están, prácticamente, en empate técnico. A dos años de la elección no hay triunfos ni derrotas anticipadas. Hasta ahora, también hay dos personajes posicionados, Alejandro Armenta por Morena y sus aliados, y Eduardo Rivera Pérez, por el PRI-PAN-PRD. Sin embargo, en el juego de las corcholatas, muchos más vienen creciendo vertiginosamente en sus posibilidades.

De acuerdo con la medición de la empresa Indicadores, “Escenario Electoral del Estado de Puebla”, de finales de junio, en nuestro estado nadie puede proyectarse con seguridad hacia la sucesión.

Ni los partidos.

Ni las alianzas.

Ni los aspirantes.

Todo está en “empate técnico”.

Sí, pero con tendencia favorable para la oposición.

En la fotografía del momento que muestra este ejercicio demoscópico, la alianza Morena-PT-PVEM registra 32 por ciento de la intención de voto de los ciudadanos encuestados en la entidad.

En tanto, la coalición que se bautizó como Va por Puebla, del PAN, PRI y PRD, tiene 40 por ciento.

El partido Movimiento Ciudadano (MC) va con 4 por ciento en esta medición.

El resto de los porcentajes se va a los indecisos y, en un casi imperceptible 3 por ciento, a otras opciones partidistas.

En la mente de los 800 poblanos y las poblanas que fueron encuestados en todo el estado (en 52 municipios con un muestreo de 27.5 por ciento en la capital) hay dos principales contendientes.

Uno es Alejandro Armenta Mier de la alianza lopezobradorista, con 25.9 por ciento de apoyo entre los simpatizantes de los partidos Morena, PT y PVEM, para ser el candidato.

En tanto que el senador tiene 20.9 por ciento de intención general de voto.

El otro es el alcalde de la capital, Eduardo Rivera Pérez, con 24.8 por ciento de apoyo entre los simpatizantes identificados con PRI, PAN y PRD.

Y con 25.2 por ciento de la intención de voto general.

Entre los otros 12 personajes que se miden en el estudio de Indicadores, aparecen con crecimientos importantes otras opciones:

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Melitón Lozano.

La secretaria de Economía estatal, Olivia Salomón.

El presidente del Congreso local, Sergio Salomón Céspedes Peregrina.

Y el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Héctor Sánchez Sánchez.

En la encuesta además aparece el coordinador de los diputados federales morenistas, Ignacio Mier Velazco, con un porcentaje bajo de intención de voto (12.1 por ciento), a pesar de que había quienes lo consideraban una opción seria.

Mier Velazco no sólo luce como el “candidato más débil”, sino como el más a modo para la alianza PRI-PAN-PRD por el caudal de escándalos que lo acompaña: acusaciones de lavado de dinero y socios y cómplices en la cárcel.

Un dato que no debe pasarse por alto: en quinto lugar de intención de voto aparece Beatriz Gutiérrez, la esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Muchas cosas pasarán en la carrera sobre la que, por cierto, la mañana de este lunes pareció dar el banderazo de salida el gobernador Miguel Barbosa Huerta, en su conferencia de prensa.

“Les digo a todos aquellos, y hay muchos, que tienen enormes capacidades, que tienen perfiles altos para que ya se expresen abiertamente frente a la sociedad con su deseo de participar y lo hagan, todo, en el marco de la ley, creo que está muy claro lo que estoy diciendo y haciendo”, dijo el mandatario.

Una carrera en la que también el senador Armenta ofreció acuse de recibo y expresó la convicción de que el líder político y moral de Morena y de Puebla es Barbosa.

Hay 24 meses todavía en la ruta hacia las urnas.

Es un camino largo, muy largo, y lleno de piedras y factores internos y externos, locales y nacionales, del que apenas ha empezado a escribirse la crónica.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply