El Opus Dei, con Moreno Valle

Arturo Luna Silva

El Opus Dei, poderosa organización católica que empieza a echar fuertes raíces en Puebla, ya tiene candidato a la gubernatura.

¿Su nombre?

Rafael Moreno Valle Rosas.

Poco explorada por los medios, pero más que simbólica, la alianza nació, sí, gracias a la relación existente entre algunos de los miembros de la familia del senador (en concreto del lado de los Rosas) con los seguidores en Puebla del beato José María Escrivá de Balaguer.

Ha sido sin embargo el propio Moreno Valle el encargado de hacer que dicha alianza crezca y se consolide, pues el rendimiento político para el aspirante a Casa Puebla puede a la postre resultar clave para su proyecto político.

Fuentes enteradas cuentan que hace algunos meses una comisión del Opus Dei, cuyos miembros están estrechamente vinculados a grupos empresariales conservadores y de gran poder económico, se entrevistó con el gobernador Mario Marín.

Encabezados por Jorge Espina Reyes, le solicitaron la donación de un terreno para el Colegio Los Sauces, prestigiada institución educativa que en la entidad es la punta de lanza de la misión encargada a esta Prelatura de la Iglesia católica, fundada en México en 1967.

Los Sauces opera un importante preescolar desde hace unos cinco años y ya ha iniciado su expansión: abrió con éxito la primaria femenil en un terreno propio ubicado por el rumbo de la Vía Atlixcáyotl y estaría por hacer lo mismo con la primaria varonil; empero, la falta de un predio con las características adecuadas ha atorado el proyecto.

Por eso, los integrantes del Opus Dei buscaron a Marín para exponerle sus razones: le dijeron que si Manuel Bartlett, en su tiempo, había favorecido a los Legionarios de Cristo (Colegio Andes) y a los Jesuitas (Universidad Iberoamericana), y Melquiades Morales, en su momento, al Tec de Monterrey, con sendas donaciones de terrenos de la reserva Atlixcáyotl-Quetzalcóatl, ellos no veían por qué no él hacía lo propio con una institución educativa con nexos con el Opus Dei.

Para sorpresa de todos, la respuesta fue negativa. Por alguna causa que sólo él sabe, el gobernador de Puebla tuvo –y puso- oídos sordos a la petición.

Fue ahí que entró Rafael Moreno Valle, quien enterado de lo sucedido con el titular del Ejecutivo, reactivó los vínculos que unen a un ala de su familia con el Opus Dei y poco tardó en hacer una atractiva oferta: en caso de llegar al poder, la organización tendrá no sólo el predio que le negó el marinismo y que necesita para continuar realizando su misión educativa, sino todo el apoyo de su gobierno.

Cerrado el acuerdo, hoy por eso no son pocas las familias relacionadas con esta Prelatura de la Iglesia católica que abogan en Puebla por el senador del PAN; lo más importante es que la mayoría de ellas pertenece a un sector del electorado capaz de decidir una elección, principalmente por los elitistas círculos en que se mueven y donde son sumamente influyentes debido a su incansable labor en torno a la espiritualidad y las vocaciones religiosas como base de la estructura social.

La importancia y los alcances de los nuevos aliados de Moreno Valle no están en duda. John Allen, periodista católico y vaticanólogo de la CNN, calcula que el Opus Dei, que en México se ha consolidado gracias a la Universidad Panamericana y el Instituto para la Alta Dirección de Empresas (IPADE), tiene más de 10 mil sacerdotes y 39 obispos en el mundo; además, 20 de sus miembros trabajan directamente en El Vaticano, donde los Legionarios de Cristo se han rezagado tras los escándalos de pederastia en que se vio involucrado su fundador, Marcial Maciel.

Una fuerza, pues, de respeto.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply