¿A cambio de qué?

Arturo Luna Silva

Dicen que Mario Marín, el Gran Legislador, pactó con la ultraderecha.

Y que por eso el PRIAN sacó con tantísima urgencia la reforma constitucional que le cerró el paso a la despenalización del aborto.

¿A cambio de qué?

Bueno, de impedir que Rafael Moreno Valle, ese sujeto de todos tan temido, se convierta en el candidato del PAN a Casa Puebla.

El Yunque tendría que hacer el trabajo sucio.

Y tirarlo.

Y derrumbarlo.

Y eliminarlo…

Y Marín lo suyo.

Anoche, Moreno Valle se comunicó por teléfono con Eduardo Rivera Pérez, el coordinador de los diputados panistas.

Y le preguntó:

-¿A cambio de qué?

Y Lalo juró y perjuró que de nada.

-Por Dios que de nada…

Nada de nada.

¡Por Dios!

***

Octaviano Márquez y Toriz hizo escuela.

Y de la intolerancia una doctrina.

No es de extrañar que su pupilo más destacado hoy esté haciendo sus pininos.

Octaviano logró dividir a los poblanos.

No sabía de puntos intermedios.

Era blancos o eran negros.

Maniqueo, estabas con él o contra él.

El nuevo arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, es su hechura.

Genio y figura…

Su obra.

Su ejemplo.

Su hombre.

De hecho, pasará a la historia.

No hay duda.

Lo veremos.

Y lo sufriremos…

Ya empezó al impedir la despenalización del aborto.

Qué Marcial Maciel lo redima.

Y que con su PAN se lo coma.

gar_pro@hotmail.com

One Response to “¿A cambio de qué?”

  1. Pedro Mujica González says:

    Gracias, don Arturo, usted es el único que ha dicho el nombre de Mario Marín. No es que queramos justificar a los legisladores. Pero es que detrás de un diputado priista, siempre hay un gran legislador.

Leave a Reply