La reelección de Agüera

Arturo Luna Silva

foto-para-garganta-profunda1

Sin caer en el lugar común diré que a Enrique Agüera Ibáñez le ha funcionado su campaña…

Su campaña, obvio, por la reelección como rector de la BUAP.

¿Qué otra?

No tiene de qué preocuparse.

La tiene ganada de antemano.

No se necesita ser adivino.

Y es que el Consejo Universitario a elegirse esta misma semana será el que lance la convocatoria para la elección del nuevo rector de la máxima casa de estudios; además, este mismo consejo calificará dicha elección y validará al ganador, es decir, Enrique Agüera.

(En el escenario de que busque -o lo manden a buscar- un puesto de elección popular, este consejo será incluso el que nombre a un interino y cumpla después con el protocolo de unas elecciones normales).

Se eligen 70 consejeros alumnos y 70 consejeros maestros. 35 más (los 35 directores de unidades académicas e institutos) ya lo son de manera directa. Se suman 3 consejeros no académicos. En total el consejo se compone de 178 consejeros, más el rector.

El de Agüera es el grupo hegemónico, dominante, y como tal tiene asegurado el triunfo.

La gran pregunta, en todo caso, es cómo, con qué amplitud ganará: ¿va a aplastar? ¿O dejará espacios a la disidencia, que ni fluye ni influye pero ahí está presente, arraigada en sus usos y costumbres, como una molesta rémora?

Por ejemplo: Guillermo Nares, actual director de una de las facultades más grandes de la BUAP, mantiene su presencia en Derecho y la Escuela de Educación Física; también en las prepas “Alfonso Calderón Moreno” y “Enrique Cabrera” urbana.

Pero no da ni dará para más. Es una carta marcada. Si bien le va mantendrá sus posiciones. Y nada más.

Algunos datos, que sirven para el análisis: la Liga Estudiantil Democrática (LED) realizó una fuerte precampaña para participar en Derecho y al final ya no lo hizo; ahora sólo participan 3 planillas de estudiantes y una sola de académicos.

Nares, a quien se puede acusar de todo menos de tonto, controló el proceso, rasuró a la oposición y seguirá disfrutando de su coto de poder. Para ello se alió con lo que queda del MUPI (Movimiento Universitario Popular de Izquierda), cuyos integrantes ahora son académicos en su mayoría.

Por eso y de forma astuta, Nares propuso para consejero maestro al Dr. Salvador Vázquez Vallejo y al Dr. Silvano Victoria de la Rosa. En la otra fórmula va un viejo abogado, conocido en el mundo del litigio por su gran influencia política y sus mañas para ganar de todas, todas: Alejandro Carcaño Martínez, quien lleva de suplente al politólogo César Cancino, director de la revista Metapolítica.

Así evita el golpeteo natural y asegura él mismo la reelección como director de Derecho. Nares ganará 16 consejos universitarios, no más. Y Agüera será feliz como una lombriz, pues su reino no tendrá fin.

De las demás facultades, sólo en Economía hay fuerte competencia. Allí se inscribieron 8 fórmulas. De forma extraña, la vieja guardia de “Los Espartacos”, un viejo grupo estudiantil que por años trabaja desde la izquierda radical, ahora no inscribió ninguna fórmula, sólo cuestionó con dureza el proceso electoral. El trabajo de los operadores del rector volvió a funcionar.

La LED, que ahora cambió de nombre y se puso Unión Independiente por una Reforma Alternativa, participa en la prepa Benito Juárez, en la Facultad de Computación y en Electrónica, pero tampoco representa ningún peligro. La LED podrá ganar uno, o dos asientos si bien le va.

Y es que en la mayoría de las unidades académicas hay candidaturas de unidad y en el resto hay competencia estéril, es decir, de grupos estudiantiles internos sin identificación ideológica alguna y un gran desconocimiento de las tripas de la política universitaria.

En las unidades regionales de igual modo no se aprecia riesgo alguno; vamos: nada (pero nada) que ponga en duda la reelección de Agüera. Quizá la excepción sea Medicina de Tehuacán, que puede definir a los ganadores que participan entre los estudiantes.

También es necesario decir que hay grupos de jóvenes panistas participando en algunas fórmulas, pero todos de forma marginal.

Los consejeros alumnos que serán electos representan el 37% del Consejo Universitario y los maestros otro 37%.

Hoy en la BUAP hay un solo credo y ése es el agüerismo.

Tal vez el único problema del rector sea la soberbia… La soberbia de los directores de prepas y facultades que, al ser reelectos sin ellos hacer el mínimo esfuerzo, se han convertido en pequeños grandes dictadores, malhumorados, perdonavidas, prepotentes y hasta agresivos especialmente ante los alumnos. No les ha caído el “veinte” del proyecto universitario, ni cuidan a su jefe máximo. Son oportunistas, come cuando hay, que con un poco de poder pierden el piso. La lista es grande, desafortunadamente.

La elección es este jueves. Ayer fue el último día de campaña y hoy se suspende cualquier actividad proselitista.

Así se reelegirá Agüera. No tiene nada de qué preocuparse. Puede dormir y soñar, sobre todo soñar, en paz.

Así es el sistema político en la BUAP.

No me echen a mí la culpa. Yo no lo inventé.

***

El ridículo legislativo poblano ya trascendió fronteras.

No era para menos.

La retrógrada reforma constitucional del PRIAN, que le cerró el paso a la despenalización del aborto y a la eutanasia, fue objeto de la mofa del maestro Carlos Monsiváis y su fiel escudero, Jenaro Villamil, en su más reciente entrega de su gustada sección “Por mi madre, Bohemios”, en el influyente semanario Proceso.

Este es sólo un fragmento:

“LA FAMILIA COMIENZA A DESINTEGRARSE CUANDO YA NO VIVEN ALLÍ LOS BISABUELOS.

“Artículo 18.- El Estado reconoce a la familia como agrupación primaria, natural y fundamental (Así que corrigen al libro de Génesis donde no hay familias naturales, y eso desde el principio ¿o quién casó a Adán y Eva? La R.) que constituye una unidad política, social, que promueve la enseñanza y la transmisión de valores culturales, éticos y sociales necesarios para el desarrollo de las diferentes generaciones que la conforman (…)”.

Hasta aquí la cita (citable, por supuesto).

Usted puede consultar completos los ácidos -y tan demoledores como certeros- comentarios de Monsiváis y compañía sobre el tema en la página 54 del número 1689 de la revista fundada por don Julio Scherer, correspondiente al 15 de marzo de 2009.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply