La marthita de Tlatlauquitepec

Arturo Luna Silva

Esta historia no tiene desperdicio, está mejor que la de Marthita de Fox, Eva Perón y demás mujeres atrás del poder.

Su nombre es María Elena Landero Manilla, mejor conocida como Matiana; es la esposa del presidente municipal de Tlatlauquitepec, Macario Vázquez, y actualmente regidora de Gobernación.

Ella es maestra de un jardín de niños en el cual no ejerce actualmente, porque su hija es quien da clases, mientras ella ordena en el Ayuntamiento.

La idea fue genial: impulsaría a Macario para diputado local y ella se quedaría al frente del Ayuntamiento y fortalecería a su sucesor: Enrique Cruz, secretario general de la comuna.

Es decir: todo, todo el poder en sus manos.

Sin embargo, la designación recayó en Juan Balderas, situación que irritó a Matiana, tanto que hasta organizó una manifestación que llegó al PRI de la Diagonal, en donde le mentaron la madre a Alejandro Armenta Mier y le exigió a su marido que demandara una posición de primer nivel en la Secretaría de Educación Pública para compensar el daño que les habían causado.

Matiana exigió que ninguno de los priistas y trabajadores del Ayuntamiento recibieran a Juan Balderas, porque las consecuencias serían lamentables para ellos y Enrique Cruz, pre candidato a la presidencia municipal, desobedeció las órdenes y se puso en contacto con el aspirante a la legislatura para ofrecerle su apoyo.

Al enterarse de ello, Matiana ordenó descarrilar su candidatura a la presidencia municipal por la alianza “Puebla Avanza” y los desconoció e inició una campaña de hostigamiento y descalificación en contra de su anterior protegido, que se atrevió a salirse del guión.

La situación política provocó incluso que el secretario de Gobernación interviniera, por lo que Valentín Meneses mandó traer al presidente municipal para pedirle prudencia; sin embargo, éste dejó plantado al funcionario estatal porque Matiana le ordenó no acudir a la cita y éste obedeció porque ella, tanto en casa como en el ayuntamiento, lleva los pantalones, no él.

A través de su director de Protección Civil, Valerio Rutilio Parra, ha iniciado una campaña de intimidación a los inspectores y jueces de paz para no recibir a Enrique Cruz, actualmente candidato a presidente municipal, bajo amenaza de meterlos a la cárcel y suspender obras en sus comunidades.

Por ejemplo: en la comunidad de Gómez Sur acudió a una comida para anunciar la techumbre de un salón y aprovechó la oportunidad para descalificar a quien en su momento se había convertido en su “delfín” tachándolo de traidor y el inspector le preguntó por qué tanto odio al candidato, que si eso era personal y que ellos lo iban a apoyar. Esto bastó para que la obra, ya aprobada por Cabildo, se suspendiera hasta la fecha.

Ha ofrecido desde 200 hasta mil pesos a las personas que bajen la publicidad de Enrique Cruz.

Ya corrió a cinco trabajadores del Ayuntamiento que se manifestaron abiertamente por el candidato de la alianza “Puebla Avanza” y mantiene la amenaza a todos los actuales trabajadores. Al contralor lo obligó a bajar una publicidad de apoyo a favor de Enrique Cruz que había colocado en su casa.

Ante el coraje por la supuesta deslealtad de Enrique Cruz, Matiana reunió firmas de priístas y las presentó ante el Instituto Estatal Electoral para demandar el cambio de candidato a presidente municipal, petición que no procedió porque no era la instancia adecuada y le recomendaron hacerlo ante su partido.

Durante una visita de Javier López Zavala a Tlatlauqui que se realizaría la semana pasada, la cual fue suspendida, aparecieron hojas impresas en ambos lados. En la primera parte venían las instrucciones para las porras hacia el candidato a la gubernatura y en el reverso indicaciones para desdeñar al aspirante a la presidencia municipal, Enrique Cruz, con abucheos y movimientos para darle la espalda.

Ante la inconformidad por la supuesta traición, Matiana decidió apoyar al candidato a la presidencia municipal de la alianza “Compromiso por Puebla”, Porfirio Loeza Aguilar, y como éste no tiene esposa, ella misma pretende ser la próxima presidenta municipal del DIF.

Hay que recordar que Porfirio Loeza es un auténtico pájaro de cuenta: ya fue alcalde de Tlatlauquitepec, saqueó las arcas y tiene pendientes sus cuentas públicas ante el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso del estado.

El principal equipo de trabajo que acompañó a Porfirio Loeza cuando fue presidente municipal se ha unido a Enrique Cruz, porque lo consideran una persona corrupta e ineficiente. Matiana es su apoyo de manera discreta y los encuentros entre ambos se han realizado en la ciudad de Puebla.

Tal es el desprestigio del propio Loeza que su canción de campaña es “si te vienen a contar cositas malas de mi, manda todos a volar y diles que yo no fui”, la cual la ponen en los actos masivos.

Matiana pretendió, a través del Cabildo, desincorporar la maquinaria pesada que posee el Ayuntamiento, pero le fue negada la petición, porque había la sospecha de que era un negocio para la familia.

La idea de Matiana es crear un patronato que controle las casas que el Ayuntamiento compró y sirven para que los jóvenes reciban clases y realicen talleres de artes y oficios. Por supuesto, ella sería la que encabece dicho patronato.

Macario Vázquez, quien únicamente es el presidente municipal de ornato, sólo tiene aprobada la cuenta pública del 2008 y obedece ciegamente a su mujer. Entre los dos son dueños de una escuela normal.

Por cierto, a la profesora María Elena Landero Manilla no le gusta que le digan Matiana y cuando alguien se atreve a decírselo, lo reprocha con groserías: “Para ti soy la profesora María Elena Landero Manilla, ¡pendejo!”.

O sea, una fineza de dama.

Para su desgracia, la campaña de Enrique Cruz ha penetrado más desde que los habitantes se enteraron de que Matiana había roto con él por supuesto traidor.

En internet se puede observar el odio que le tienen a Matiana, porque se ha convertido en una verdadera cacique, ni más ni menos que en la Marthita de Tlatlauquitepec.

Aquí dos ligas al respecto:

http://www.youtube.com/watch?v=_UQe3TaBCvM&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=5YMyNtyb97E

Esto es sólo una parte de la vida política de Tlatlauqui, en donde las mujeres mandan.

Es más: en un descuido y con un poco de suerte, Matiana hasta podría ser protagonista de la serie de televisión “Mujeres Asesinas”.

¿O alguien lo duda?

gar_pro@hotmail.com

One Response to “La marthita de Tlatlauquitepec”

  1. I hate it... says:

    que bueno que al menos alguien se atreve a publicar acerca de lo mal que estamos, ya que la mayoria de gente tiene miedo, que fortuna que fueramos de la gente que levanta la voz (e incluso las armas) para hacer un lado a politicos corruptos, ladrones, despotas….

Leave a Reply