Más sobre la triste historia del cándido Lalo y su aliado desalmado

Arturo Luna Silva


Cuentan que ayer el cándido Eduardo Rivera Pérez fingió inocencia y se hizo el sorprendido sobre la clase de rata con la que se alió para tratar de tomar por asalto el ayuntamiento de Puebla.

De hecho, por los pasillos de su búnker anduvo lloriqueando y preguntando, con su típica ingenuidad, si era o no cierto que Israel Pacheco, el sedicente líder sindical de la comuna capitalina, es tan pillo como lo pintan.

Con el fin de que el candidato de la coalición “Compromiso por Puebla” termine de abrir sus ojitos, aporto más datos sobre la calaña del mafioso, el mismo que ya lo agarró de su tonto útil porque el panista es el único que le ha garantizado que va a poder seguir robando y abusando tres años más.

Además de impedir tajantemente a los sindicalizados acudir a las celebraciones organizadas por la presidenta municipal so pena -mínimo- de ser exiliados al panteón o al vivero (o del despido); de lo agiotista que es y de tratar como “basura” a las empleadas del Organismo Operador del Servicio de Limpia, hay que agregar:

- Que se hizo líder vitalicio amenazando a sus agremiados sindicales a que de no votar por ello, sufrirían de las represalias respectivas.

- Que filma sus asambleas, siendo que después de verificar el video respectivo cita a la gente que no votó a su favor para propinar las amenazas correspondientes.

- Que a cambio de otorgar aumentos de sueldo, plazas o cambios de adscripción, solicita al personal femenino sean sexualmente agradecidas con él (por no decir que les pide las nachas), y si no es así, pues no hay beneficio.

- Que en sus cumpleaños recibe grandes regalos o bonos en efectivo, otorgados todos por los trabajadores quienes son obligados a cooperar para ello.

- Que su máximo logro intelectual ha sido leer un libro que relata la vida de don Benito Juárez (sin que se le haya al menos “pegado” alguna máxima de éste).

- Que al no haberse acercado antes candidato alguno con él, prohibió a todos los trabajadores sindicalizados apoyar en las campañas, incluso prohibiéndoles ejercer el voto el 4 de julio, situación que cambiará en próximos días, pues cierto es que hay ya acuerdos entre este gánster, parásito inútil del ayuntamiento y Eduardo Rivera, pero no se ha “oficializado” entre la base trabajadora, hasta la próxima asamblea que pronto tendrá verificativo.

- Que no importa que sea su familia a la que se lleve de por medio si no se cumplen sus caprichos, como el caso de su prima hermana que fuera trabajadora adscrita a la Secretaría de Obras del Ayuntamiento, quien cuando fue exigida por éste para cumplir sus más bajos instintos y aquella se negó, la corrió en un santiamén y no sólo a ella, sino a su mamá (tía del individuo) y al parecer al papá y hermano de la agraviada.

Ese, ése justamente es el gran aliado del autonombrado “niño bueno” del PAN.

Que no se haga Eduardo Rivera que no lo sabía.

Provechito.

***
Por cierto: vaya que es cierto aquello de que quien con lobos anda a aullar aprende.

Fíjese que con la experiencia de que Twitter canceló el perfil de Eduardo Rivera Pérez, hubo denuncias posteriores por el mal uso de su propaganda, ya que sus anuncios aparecían como relacionados a temas de deporte o seguridad, situación que por supuesto no correspondía y no había este tipo de información en su sitio, hasta que Google tuvo a bien bajarlos de Google Apps.

Por el momento no aparece más en ningún sitio hasta que justifique con la empresa el mal uso de sus medios.

Sí, Lalo se transformó en un minuto de Patrullero 777 a Tony Soprano.

¡Qué viva la típica doble moral de los hijos del Yunque!

***

Como todo mundo sabe, un acto de negligencia dejó en estado de indefensión al ayuntamiento capitalino y provocó una derrota jurídica ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a manos de la constructora DISA, por lo que inmediatamente deberá erogar los 40 millones de pesos.

En este sentido, cuentan que Blanca Alcalá está más preocupada por eliminar las secretarias técnicas de las dependencias que resolver este asunto. ¿Qué pensaría su amiga, la Mtra. Flora Molina Rodríguez o el Mtro. Luis Roberto Ramírez Carranza, que acaba de asumir el cargo?

En estos momentos de crisis, Blanca Alcalá se debería preguntar: ¿qué funcionarios dan resultados y cuáles sólo se hacen pendejos (no hay otra manera de decirlo)?

¿A quiénes necesita a su lado y quiénes son cuota de partido, de familia, de negocio o de amistad?

Y es que los golpes que ha recibido la presidenta en estos meses podrían, a la vuelta del tiempo, ser un acicate en su carrera política si asume esto con inteligencia y no con orgullo.

A pesar de ello, es posible que la alcaldesa dé un golpe de timón, que impulse el cambio de actitud de todo su gobierno (empezando por ella) y que incluya una evaluación seria, fría y responsable del trabajo de los funcionarios.

Si se analiza el recuento de los daños en estos meses de trabajo, se encontrará que los problemas en que se ha metido el municipio surgieron (casi en su mayoría) de la actitud beligerante de sus funcionarios, síndico municipal y de la falta de supervisión de su gabinete.

Hoy es notorio que se respiran malos aires en el gobierno municipal de Puebla, y de Blanca Alcalá depende un cierre maravilloso o un fracaso sonoro.

No es justo lo que le están haciendo.

No sé qué espera para cortar la cabeza a todos los que jalan para otros proyectos políticos sin importarles el futuro de su “jefa”, empezando por Román Lazcano, el dizque síndico; siguiendo con César Pérez, el dizque secretario general, y terminando con Juan de Dios Bravo Jiménez, el dizque secretario de Gobernación.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply