La farsa de “Zavala, el “guatemalteco”

Arturo Luna Silva

“Saben que ya es difícil alcanzarlo.

“Que sólo un escándalo lograría tumbarlo.

“Que o lo descarrilan, y de un solo golpe, uno macizo y seco, o ya no lo paran.

“Sí.

“El primer lugar en las encuestas rumbo a Casa Puebla los puso locos.

“(“Locos, locos, locos”, como diría el poeta).

“Y más que eso: desesperados.

“Y no hay nada más peligroso que alguien desesperado.

“(Es como un animal herido, que lanza zarpazos sólo por instinto de sobrevivencia).

“Por eso preparan una última carta.

“Un misil que dicen, piensan, quieren demoledor.

Fuego intenso y de a deveras.

“Los enemigos de Javier López Zavala no se andan con contemplaciones.

“No están jugando.

“Y juran y perjuran que ya le fueron a encontrar hasta un acta de nacimiento que lo “acredita” como oriundo de Guatemala, país colindante con Pijijiapan, Chiapas, México, donde oficialmente vio la luz el secretario de Desarrollo Social.

“La versión que manejan (o manejaban) confidencialmente en un bunker en estado de guerra señala que un error se sumó a otro error y que el “delfín” marinista (hoy ya un ciudadano poblano con todos sus derechos y todas sus obligaciones) fue anotado hace 40 años como nacido en el registro civil de una población guatemalteca, allá cerca del Soconusco.

“Dicha acta estaría en poder de uno de los aspirantes a suceder a Casa Puebla, mismo que en su desesperación la pretende utilizar como último recurso para cumplir su promesa: que el candidato del PRI sea cualquiera, menos López Zavala.

“El problema para el poseedor de esa acta es que el documento es falso, más que un billete de 100 mil pesos.

“Y que su mecha es corta, muy corta.

“Sí.

“La sensacional –y explosiva- historia: “Zavala, el guatemalteco”, sencillamente no se sostiene.

“A pesar de su atractivo, y de su prometedor futuro, la versión se cae por sí sola, tanto como aquellos tristes argumentos del cine negro: hartos asesinatos con el fatalismo de los nebulosos bajos fondos, pero espantosa y decepcionantemente mezclados con un thriller romántico de verdadero bostezo.

“En otras palabras: un fracaso.

“Y uno grande.

“Los enemigos de López Zavala tendrán que echarle más imaginación, o buscar en otra cloaca, si es que de verdad quieren dinamitarlo” (sic).

***

Aunque usted no lo crea, el anterior texto fue publicado bajo el título de “Zavala, el “guatemalteco” en esta misma columna, en www.pueblaonline.com.mx, el 18 de octubre de 2009. Sí, hace ¡más de siete meses!

Lo más sorprendente no es eso, sino que, a estas alturas del partido, haya quien crea que puede sacarle provecho a una historia tan chafa –como la del supuesto origen extranjero de López Zavala- y que existan incautos capaces de dar total y absoluta credibilidad a lo que evidentemente es, ha sido y será una farsa.

Farsa enorme y, por cierto, inspirada en el mismo discurso racista, chovinista y xenófobo utilizado desde un inicio por la coalición “Compromiso por Puebla”, que nos ha dicho y redicho algo así como: “hay que votar por Rafael simplemente porque es blanco y poblano, y reprobar a Javier porque es moreno y chiapaneco (bueno: ahora, según esto, “guatemalteco”)”.

¡Hágame usted el favor!

Tan absurdo y ofensivo como pensar que la leyenda de los mensajes subliminales sigue embrujando a los electores. Vamos: aquella vieja –e inútil- costumbre de creer que puede ser más eficiente engatusar a la gente con un mensaje misterioso y confuso que convencerla hablando de los temas comunes que sí le interesan.

Aunque se vuelvan locos -¡¿más?!- los guerrilleros cibernéticos del call center morenovallista, me parece que poco o nada les servirá que recurran a esta clase de refritos, auténticos cartuchos quemados, para dizque incentivar a los indecisos y bajar a López Zavala, a como dé lugar, de la punta de las encuestas.

La difusión ayer a través de Notimex -agencia de noticias del Estado mexicano, que en los hechos opera como vulgar y fascista oficina de prensa y propaganda del PAN y el gobierno federal- de la famosa y manoseadísima acta de nacimiento, sólo demuestra una cosa: desesperación.

Sí. Desesperación de Moreno Valle y compañía ante el paso inexorable del tiempo y la cercanía de la gran, gran cita electoral del próximo 4 de julio.

¿Era ésa su bomba atómica mediática?

gar_pro@hotmail.com

One Response to “La farsa de “Zavala, el “guatemalteco””

  1. karime says:

    vendiiiiiddddddooooooooooooo
    eres un vendiiiiiidddddooooooo

Leave a Reply