La (penosa) rebatinga de la “izquierda”

Arturo Luna Silva

Que Rafael Moreno Valle la amarre las manos a sus aliados de la “izquierda”.

Y es que ya se enloquecieron con eso de que también ellos “ya llegaron” a Casa Puebla.

Si otra cosa no sucede, en el PRD a finales de año termina la gestión de Miguel Ángel de la Rosa y en cortito ya piensa en ser el próximo secretario de la Contraloría estatal.

Dice que Rafa, su amigo, su carnal del alma, ya se la prometió y que el que promete, se compromete y debe cumplir.

Jorge Méndez Spínola tampoco canta mal las rancheras, pues ya se prepara para dirigir al sol azteca a nivel estatal con el apoyo de sus nuevos cuates, los morenovallistas.

Ahora todos los grupos internos del PRD se dicen ganadores y ya se reparten las rebanadas del pastel, empezando por los ayuntamientos donde triunfaron sus candidatos con el apoyo de la coalición “Compromiso por Puebla”.

Como verdaderos buitres, merodean a los presidentes municipales electos y les prometen todo.

De los 22 municipios que ganaron, según ellos así quedaron las parcelas perredistas:

Ocoyucan: de Izquierda Social.

Atzizihuacan: Foro Nuevo Sol (pero también lo reclama Mario Vélez).

San Diego La Mesa Tochimiltzingo: Nueva Izquierda.

San Martín Totoltepec: Izquierda Democrática Nacional.

Tepeojuma: Foro Nuevo Sol.

Piaxtla: Nueva Izquierda.

San Pablo Anicano: Unidad Nacional de Izquierda.

San Antonio Cañada: Izquierda Social.

Zoquitlán: Nueva Izquierda.

Los Reyes de Juárez: Unidad Nacional de Izquierda.

Tlanepantla: Foro Nuevo Sol (pero lo reclama Alejandro López).

Acatzingo: Nueva Izquierda.

San José Chiapa: Izquierda Democrática Nacional.

Ciudad Serdán: Nueva Izquierda.

Atzizintla: Unidad Nacional de Izquierda (pero lo reclama el zavalista Rafael Cabrera Cruz).

Acateno: Foro Nuevo Sol.

Zautla: Nueva Izquierda.

Amixtlán: Unidad Nacional de Izquierda (pero Mario Vélez lo reclama).

Caxhuacan: Nueva Izquierda.

San Felipe Tepatlán: Nueva Izquierda.

Juan Galindo: Alianza Democrática Nacional.

Naupan: Nueva Izquierda.

En resumen:

“Los Chuchos” de Nueva Izquierda: 9 municipios.

Alejandro Encinas y Javier González de Unidad Nacional de Izquierda: 4 municipios.

“Los Amalios” de Foro Nuevo Sol: 4 municipios.

“Los Bejaranos” de Izquierda Democrática Nacional: 2 municipios.

Martí Brates de Izquierda Social: 2 municipios.

Roxana Luna de Alianza Democrática Nacional: 1 municipio.

Ahora la pelea es por “padrotear” a los ediles electos con asesorías, gestiones, apoyos y obra pública.

El típico saqueo municipal, sólo que ahora desde la sacrosanta “izquierda”.

Porque juran que ellos hicieron ganar a Moreno Valle.

Y en la borrachera de la victoria, hasta se ven instalados en la recámara principal de Casa Puebla.

Lo peor no es eso, sino que desde hoy ofrecen el oro y la plata, la luna y las estrellas, a los pobres presidentes electos. Pero todo es una transa (y el que no transa, no avanza).

Por ejemplo, los perredistas Socorro Quezada y Arturo Rojas: ayer llevaron a la quiebra al municipio de Ixtepec y ahora quieren controlar Ahuacatlán.

Un dato duro: el edil electo pidió 500 mil pesos para pagar sus deudas de campaña y ya tiene constructores que se los dan pero con el compromiso –firmado- de darles toda la obra pública municipal. La comisión será para Quezada y Jesús de la Luz Cuevas.

Lo mismo sucede en Hueytlalpan, municipio de la diputada Irma Ramos, quien por haber apoyado a Javier López Zavala, con la derrota perderá el control y ahora son otros traficantes de influencias del PRD los que allí mandarán con el aval, claro, de la dirigencia del partido.

En Atzizintla, Rafael Cabrera Cruz, de Foro Nuevo Sol y quien también trabajó para Zavala, intenta seguir al mando. Él tiene grupos en Canoa, grupos que controla, grupos que mueve y con los que negocia según el sapo es la pedrada.

En Atzizihuacan, San Diego La Mesa Tochimiltzingo y Amixtlán, Mario Vélez Merino, ex perredista y dizque líder agrario de la UCD, anda manipulando a los ediles electos. Son su nueva gallina de oro.

Bonifacio Cholula, un transa de época y gestor de proyectos bovinos con el gobierno estatal, perdió en San Nicolás de los Ranchos y ahora busca asesorar en los municipios ganador por la coalición.

Alejandro López Bravo, ex diputado local, es asesor del ayuntamiento de Tlanepantla, ganado por “Compromiso por Puebla”, pero en San Gabriel Chilac apoyó al PT, aliado del PRI.

Lo mismo, exactamente lo mismo, están haciendo todos los dirigentes locales con los ayuntamientos ganados.

La rebatinga es penosa.

Muchas constructoras buscan a los presidentes electos y les ofrecen “cursos de preparación” desde hoy y hasta el mes de febrero con tal de que les den obra.

Los buitres y asesores del PRD no se les despegan y quieren su tajada.

La dirigencia estatal no tiene idea ni cómo hacerle para controlar y darle institucionalidad a los municipios que va a gobernar.

Es un desastre.

Todos quieren decidir y mandar.

Nadie los capacita realmente, desde ahora hacen fuertes compromisos y sólo esperan tomar posesión para ver qué roban.

En estos días debe darse la primera reunión entre Moreno Valle y los ediles electos.

Ojalá –repito- que les amarre las manos.

Porque de nada servirá que hayan ganado 108 municipios si todos harán lo que les venga en gana.

Si el gobernador electo no pone orden en los ayuntamientos, durante su sexenio se convertirán en lo mismo que son hoy.

Corrupción, saqueo e impunidad.

Al tiempo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply