“No tienen llenadero” (o Insólitos Detalles de la Insólita Crisis del Aguinaldo)

Arturo Luna Silva

El equipo de Rafael Moreno Valle siguió en silencio pero con enorme atención uno de los últimos capítulos del marinismo; en opinión de muchos, el último gran atraco del sexenio.

Desde la mañana del viernes que Puebla On Line informó de la intentona del gobierno del estado de gravar con hasta ¡27%! el (sagrado) aguinaldo de los miles de trabajadores gubernamentales, el tema no pasó desapercibido en el bunker morenovallista, donde obviamente hubo sorpresa y condena ante un acto que, por lo demás, mereció el repudio generalizado.

(Los marinistas) “no tienen llenadero”, expresó incluso uno de los operadores más cercanos al mandatario electo, tras confirmar –en medio de muecas de disgusto- que efectivamente en la Secretaría de Finanzas y Administración afilaban la guillotina en agravio de los cientos y cientos de burócratas que, así, empezarían a “pagar” el hecho de haber dado la espalda al PRI el pasado 4 de julio.

Porque tal fue la lectura inevitable: los trabajadores al servicio del poder Ejecutivo serían castigados por Papá Gobierno donde más les duele (en el bolsillo), debido a su decidida -y decisiva- participación en el fracaso electoral que tiró a la basura el proyecto transexenal de Mario Marín.

Y es que no hay, no hubo, otra forma de explicar la intrépida (e inédita) decisión de rasurar de tan artera forma el aguinaldo de los empleados, sobre todo cuando el gobierno del estado ya tenía conocimiento de que, gracias a un acuerdo político de mutua conveniencia, el gobierno federal le condonaría la famosa deuda de 3 mil 500 millones de pesos por concepto de ISR.

Entonces, si no era para cubrir el adeudo por el ISR, ¿qué iban a hacer con los millones y millones de pesos que pretendían recaudar quitando a los burócratas parte de su aguinaldo?

¿Para qué se iba a destinar esa bolsa?

¿Quién sería el gran beneficiario?

¿Quiénes, cuántos se disponían a darse un jugoso bono de fin de sexenio?

Nadie lo sabe pero todo mundo se lo puede imaginar.

Y es que todo parece indicar que sí, efectivamente no tienen llenadero.

***

Por fortuna para cientos de familias poblanas, la intentona sólo quedó en eso.

Nadie aguantó la presión social y política: ni el agonizante gobierno marinista, que a final de cuentas le “midió el agua a los camotes” y en medio de empujones, mentadas de madre y tomas de oficinas tuvo que salir a anunciar que la insólita medida ahora “sólo aplicará para secretarios, subsecretarios y coordinadores generales”, ni el sindicato de burócratas, cuyo sedicente y charro dirigente, Héctor Posadas Manzano, entendió que convalidar los descuentos lo convertiría, primero, en un traidor y, después, en un cadáver político, objeto potencial incluso del linchamiento de sus “representados”.

Esto fue lo que publiqué el pasado viernes en este mismo portal:

“Marín busca gravar con 27% aguinaldo de los burócratas de Puebla

“De salida, Mario Marín se dispone a gravar con hasta 27% el aguinaldo que están por recibir los miles de trabajadores del gobierno del estado de Puebla.

“Así lo denunciaron funcionarios de la Secretaría de Finanzas y Administración, donde la mañana de este viernes sostendrán una reunión especial para afinar el mecanismo de descuento los subsecretarios David Villa Issa, Jorge Mendoza y Juan Alberto Armendáriz.

“De concretarse la medida, que cuenta con el aval del titular de la dependencia, Gerardo Pérez Salazar, sería la primera vez que el aguinaldo de los empleados gubernamentales sea “rasurado” so pretexto el pago de impuestos.

“Las fuentes informan que el anuncio se haría en los siguientes días, aunque algunos detalles ya empezaron a llegar a oídos de algunos de los más de 8 mil trabajadores al servicio del estado, mismos que ya comenzaron a protestar ante lo que consideran un abuso.

“El aguinaldo no es un regalo, es algo que ya nos ganamos; no conforme con negarnos el bono sexenal, ahora buscan quitarnos gran parte del aguinaldo”, dijo a Puebla On Line uno de los enterados.

“Y es que, por ejemplo, si procede el plan de Finanzas, un empleado con aguinaldo de 18 mil pesos sólo estaría recibiendo unos 12 mil pesos, casi 30% de descuento por concepto de IVA. Los 6 mil pesos sobrantes se los quedaría el gobierno del estado con fines nada claros.

“El gobernador Mario Marín realiza una gira por Londres, Inglaterra, con el fin de rematar a una empresa de esa nación el nodo logístico conocido como “La Célula”. Su arribo está previsto para este fin de semana. Para entonces, seguramente la guillotina ya habrá caído sobre los aguinaldos de los trabajadores” (sic).

Y esto lo que este lunes asentó la Secretaría de Gobernación a través de un comunicado oficial:

“La Secretaría de Gobernación (SEGOB), informa que el pago del aguinaldo se efectuará de manera normal a todos los trabajadores sindicalizados y de confianza del Gobierno del Estado, pues sólo se aplicará el descuento respecto al Impuesto Sobre Productos del Trabajo (ISPT) a secretarios, subsecretarios y coordinadores generales.

“Se aplicará el ISPT con base a las disposiciones fiscales aplicables conforme al artículo Duodécimo del Diario Oficial de la Federación.

“Asimismo, la SEGOB, anuncia que se pagará el aguinaldo a partir del 10 de Diciembre del presente año” (sic).

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply