RMV y la CAIP: que todo cambie para que todo siga igual

Arturo Luna Silva

No fue una ni dos ni tres…

Fueron docenas las veces que Rafael Moreno Valle ofreció en campaña hacer las cosas de manera diferente en materia de transparencia.

El tema se convirtió, de hecho, en la columna vertebral de su propuesta de gobierno.

Propuesta de gobierno que le atrajo miles de simpatizantes y fieles seguidores a lo largo y ancho del estado.

En reuniones con rectores de universidades privadas, en mítines, en discursos, en comunicados, en entrevistas banqueteras, el entonces candidato de la coalición “Compromiso por Puebla” aseguró que no escatimaría ningún esfuerzo para eliminar los mecanismos políticos de control que impiden la rendición de cuentas.

No una, dos ni tres, muchísimas ocasiones se detuvo en el análisis de la Comisión de Acceso a la Información Pública.

Con pasión y autoridad, habló de un organismo caduco, inservible y opaco.

Y pasó del diagnóstico a la solución: hay –subrayó- que entregar la CAIP a los ciudadanos.

Deben ser ellos –remarcó- los verdaderos defensores del sagrado derecho a saber.

Lo dijo, por ejemplo, cuando firmó ante notario público sus compromisos de gobierno.

Pero todo parece indicar que todo fueron meras palabras al viento.

Frases huecas.

Rayas en el agua.

Lo que sucedió ayer en el Congreso demuestra que llegarán nuevos huéspedes a Casa Puebla, pero las formas, los modos, el andamiaje, el edificio seguirán siendo exactamente los mismos.

Vamos, que se va el PRI pero no se va el PRI.

La imposición de José Luis Javier Fregoso Sánchez como nuevo integrante de la CAIP es lamentable desde todo punto de vista.

Primero por el precedente que deja: como Piña Olaya, Bartlett, Melquiades Morales o Mario Marín, Moreno Valle fungirá en los hechos como el Gran Legislador.

(Incluso sin haber asumido el poder, ya ejerce como tal).

Y segundo por el terrible mensaje que se manda a los ciudadanos que votaron para sacar al PRI del poder: ahora saben que la democracia, limpieza y transparencia prometidas se resumen en una frase: cambiar, sí, pero para que todo siga igual.

Es decir: gatopardo paseando contento por las calles de Puebla.

Fregoso es comisionado electo porque así lo quiso Moreno Valle y porque así lo negoció en lo oscurito con Marín.

Fregoso es comisionado electo porque es cercano a Moreno Valle a quien sirvió en campaña.

Fregoso es comisionado electo porque sus verdaderos padrinos políticos son familiares directos de Elba Esther Gordillo.

Así de fácil, así de sencillo.

No sólo no tiene ningún mérito académico para pertenecer a la CAIP. Su único “talento” es ser próximo al morenovallismo.

Cuánta razón tiene el periodista Rodolfo Ruiz cuando afirma que con Fregoso es imposible que Moreno Valle cumpla con su compromiso de ciudadanizar la CAIP, pues se trata simple pero sencilla y dramáticamente de “un político con disfraz de ciudadano que sólo vendrá a maquillar la transparencia y la rendición de cuentas en la CAIP, como ha ocurrido con el inefable Antonio Juárez Acevedo, de ingrata memoria, y el actual presidente del organismo, Samuel Rangel Rodríguez”.

Ahora sí que como diría el clásico:

“¡Qué asquerosidad es esto!”.

***

Que hay crisis en el ISSSTE.

¿La razón?

El pasado 1 de diciembre fue despedido de forma totalmente injusta un numeroso grupo de empleados por instrucciones del director del hospital, Dr. Felipe Alberto Cárdenas Ramos.

Sin entrar en detalles, de un día para el otro les dijeron que sus servicios ya no eran necesarios y que aunque se presentaran a laborar, ya no recibirían su salario ni su correspondiente liquidación.

Todos los sacrificados son empleados de confianza.

Mismos que ya no recibirán el aguinaldo correspondiente al año de trabajo.

Lo peor es que ante esta situación, varias áreas del hospital se quedarán sin servicio, ya que la mayoría del personal de planta sale de vacaciones y los que son de confianza suelen quedarse en las áreas operativas para cubrir las ausencias.

Sin embargo, a Cárdenas Ramos no le ha importado esto y menos que muchos de los derechohabientes del ISSSTE se queden sin servicio médico y de laboratorios hasta enero de 2011.

Los afectados dicen que no se merecen ese trato y menos cuando apoyaron con todo a los candidatos de “Compromiso por Puebla”, incluido por supuesto Rafael Moreno Valle.

Señalan que votaron a favor del hoy gobernador electo porque se les prometió que conservarían sus empleos y que tendrían mejoras laborales.

Pero la promesa ya se les olvidó.

Otra.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply