Y el MIRE mide fuerzas con Moreno Valle

Arturo Luna Silva

El autodenominado Movimiento Independiente Revolucionario Estudiantil, mejor conocido como MIRE, ha convocado para hoy a una marcha que saldrá del Instituto de Artes Visuales del Estado, en el bulevar 5 de Mayo, frente a San José.

En la convocatoria que circuló por las redes sociales, sus dirigentes establecieron:

Todos a la marcha del 1ro de febrero, es importante asistir para decir que la lucha sigue, no importando que gobierno este. Como todos saben el 1ro toma posesión Moreno Valle y es importante marchar para hacer presión en nuestra demanda. ¡50% a todos los estudiantes! ¡Ni un peso más, ni un paso atrás!”.

Ya en otras ocasiones me he referido al MIRE. Su nueva aparición pública, justo el día que Moreno Valle asume la gubernatura, no es casual y me obliga a nuevas reflexiones.

Van:

De estos movimientos he conocido muchos y todos terminan infiltrados, otros optaron por la vía de las armas y se fraccionaron en cientos de posturas ideológicas.

Su “pureza” ideológica, su militancia, la disciplina que se debe de tener y la visión dogmatica y dura que tienen, los hace presa fácil de la utilización política por parte del Estado y de grupos de poder.

Otros se desesperaron o desesperan, asumen decisiones de célula, se abren y empiezan a llevar a cabo secuestros revolucionarios, hasta que los atora la policía y terminan muertos.

No es tema de novela de Carlos Montemayor o de Héctor Aguilar Camín; es la realidad (aunque duela).

Luego los desaparecen, empiezan las purgas internas, las sentencias revolucionarias y los ajusticiamientos.

Pienso, eso sí, que el nuevo ministerio local de Gobernación (o sea Fernando Manzanilla) poco o nada sabe de este tipo de grupos, ya no se diga del drenaje profundo del PRI y sus plomeros.

Creo que la Liga Estudiantil Democrática –de la que se ha nutrido el MIRE- es un pequeño grupo de estudiantes de la BUAP que hace trabajo al interior de la máxima casa de estudios.

Tienen ideas marxistas y muchos provienen de algunas regiones de la Sierra Norte o de familias de escasos recursos económicos.

Sin embargo, también hay hijos de trabajadores universitarios y de familias de clase media.

Creen en La Revolución (así, con mayúsculas) y están en su derecho.

(¿Quién no creyó en ella a los 17, 18 años?).

Muchos leen y tienen una formación social y dogmática del socialismo.

Tienen más formación que muchos universitarios.

Hoy no todos lo ven, pero tienen como movimiento estudiantil un ciclo de vida muy corto, sólo de cuatro años; no son como un movimiento social, son liderazgos cortos, por eso idealizan todo en poco tiempo y se quieren acabar el mundo…

El MIRE, pienso –y con pensar no busco ofender-, es un movimiento más amplio de trabajo hacia afuera con grupos sociales y contraculturales de jóvenes: darketos, rastastafaris, rokeros, glofalibóficos, grafiteros, libertarios y zapatistas.

Son chavos formados y algunos estudiantes de maestrías en sociología que quieren tener y construir un movimiento amplio con jóvenes de todas las universidades y crecer.

Anarquistas por naturaleza, mantienen un discurso libertario y contra todo con bases teóricas marxistas, che guevaristas y zapatistas (del “zapatismo” del subcomediante Marcos).

La vía es construir El Gran Movimiento de Masas, para concientizar al pobre pueblo tan jodido como explotado.

El problema –su problema- es que no tienen dirección política, son colectivos y su estilo de vida es contracultural.

Aunque eso sí: sus relaciones políticas se extienden más allá de lo que muchos creen, sobre todo con grupos duros del Distrito Federal y Chiapas; así se construyen las redes de solidaridad nacional e internacional.

Usan correctamente las redes sociales. Son dignos hijos de su tiempo.

Entre ellos hay algunos hijos de maestros universitarios y dirigentes de otras universidades.

Son anti partidos y anti sistema, pero –reitero- también muy proclives a ser usados y filtrados.

Si los golpean o atacan (creen que una columna periodística como esta es un tanque de guerra), se enfurecen y como consecuencia, endurecen sus posturas.

Pero está claro que no les gusta ningún tipo de autoridad y mucho menos respetarla.

No es extraño que también tengan broncas existenciales y en su ámbito familiar.

Todos quieren una vida autónoma e independiente de sus familias; otros rompen con ellas.

Pero ojo: reprimirlos sólo lograra que extremen sus posturas.

Hoy, como le digo, volverán a salir a las calles con el fin de retar (o calar) al nuevo gobernador.

Son el MIRE, y están activos, despiertos, esperando que se abra una ventana para dar el brinco.

No los pierda de vista: darán guerra, mucha guerra en el inicio que hoy comienza.

Porque… ¿quién dijo que todo está perdido?

volante

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply