Manzanilla y el doble discurso

Arturo Luna Silva

Cualquier poblano con un poco de información sabe que históricamente, Antorcha Campesina ha sido el principal invasor de tierras en Puebla, anexas y conexas.

Podría, pero no voy a relatar aquí la larga, larga historia de este grupo dogmático y acomodaticio que siempre ha manejado un discurso “en defensa de los pobres” con una clara inspiración marxista y maoísta.

De hecho, no creo estar cayendo en ninguna difamación ni calumnia (digo: por si las dudas) si afirmo que Antorcha Campesina llega, ocupa, lotifica y crea sus colonias casi siempre al margen de la ley.

Y que es intocable.

No son pocas las denuncias penales que duermen el sueño de los justos en los archivos de la Procuraduría General de Justicia.

De dirección política dura, vertical y autoritaria, Antorcha Campesina tiene grandes recursos para sostener cualquier litigio y cualquier tipo de movilización.

Aunque eso sí: sus dirigentes se han visto más inteligentes que en el pasado y han logrado quitarse el estigma de ser parte de una organización violenta o paramilitar (acusación muy de moda en los años ochenta).

Pero su modus operandi sigue siendo el mismo: la invasión de predios, grandes extensiones de predios, con el consentimiento –o silencio cómplice- de los últimos cinco gobernadores de Puebla (de Guillermo Jiménez Morales a Mario Marín Torres).

Por eso, por todo eso, no se explica uno cómo es posible que el mismo día que el Congreso del estado aprueba una iniciativa de Rafael Moreno Valle para elevar las sanciones a quienes dirijan una invasión (de casas o terrenos) o sean autores intelectuales de la misma, el todopoderoso secretario de Gobernación, Fernando Manzanilla Prieto, se reúna y placee feliz, muy feliz, con los líderes –precisamente-de Antorcha, en especial con su guía moral, político y hasta espiritual, Aquiles Córdoba Morán.

¿No es una clara contradicción?

Yo creo que sí, y más que eso: un evidente doble discurso.

Y es que se endurece la ley al tiempo que se apapacha a los principales transgresores de la misma.

Honestamente, algo más kafkiano que el mismísimo Kafka convertido en monstruoso insecto mañanero.

¿O qué piensa usted al ver las siguientes fotografías, captadas durante la XVI Espartaqueada Nacional Antorchista, celebrada como es tradición en Tecomatlán, Puebla?

¿Acaso parece como que el súper secretario Manzanilla, en su condición de jefe de gabinete o vicegobernador de facto, tiene planes de poner freno, por fin, a los típicos abusos de sus amigos los antorchos?

¿Verdad que no?

foto-manzanilla-01

foto-manzanilla-02

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply