Amores perros en el PRD poblano

Arturo Luna Silva

¿Se acuerda que el ambicioso y torpe dirigente local del PRD, Miguel Ángel de la Rosa Esparza, dijo que si había una alianza con el PAN, renunciaría a su cargo?

Bueno, pues como todo mundo sabe, sí hubo alianza y De la Rosa nunca renunció.

¿Se acuerda que el diputado Eric Cotoñeto Carmona, representante y vigilante de los intereses del verdadero dueño del partido en Puebla, Luis Miguel Barbosa, dijo que el líder nacional del sol azteca, Jesús Ortega Martínez, había negociado 100 puestos de trabajo con el gobernador Rafael Moreno Valle?

Bueno, pues ahora que anduvo por acá para reunirse con el nuevo huésped de Casa Puebla, Ortega Martínez negó lo de los puestos, y ahora al interior del menguado perredismo poblano, entre sus corrientes y tribus, hay signos de extrañeza, caras de tristeza, y no paran de preguntarse:

¿Y las 100 plazas, apá?

¿Dónde están?

¿Qué fue de ellas?

Puras incongruencias y mentiras.

Como dijo Cuauhtémoc Cárdenas: al PRD no lo une ni un milagro.

***

Resulta que Miguel Ángel de la Rosa, como todo buen simulador, presumió hasta donde pudo –y pudo mucho- su “cercanía” con el actual gobernador.

Durante el largo periodo de transición, no salía del hotel Presidente Intercontinental.

Un día sí y el otro también se promovía como secretario de la Contraloría del estado.

De hecho, en su ambición desproporcionada, puso a sus empleadas a recoger currículos y ofreció empleos, muchos empleos, en el nuevo gobierno.

Demagogo como es, a todos presumió sus influencias e hizo promesas a sus amigos supuestamente empresarios.

Desde agosto dejó de asistir a sus viejas oficinas partidarias, pues pensó que ya le quedaban chicas.

Por el mal manejo de las finanzas partidarias, primero en manos de Cotoñete Carmona y luego bajo su control, se terminaron los recursos económicos y dejaron de pagar; hoy nadie sabe en el PRD dónde quedó el dinero o qué se hizo con él.

Ahora esperan que lleguen las prerrogativas que les entregará el Instituto Estatal Electoral.

El PRD sufre una más de sus crisis internas, sin vida institucional, sin funcionamiento de sus órganos de deliberación -Comité Ejecutivo y Consejo Estatal-, todo lo decide el pequeño grupúsculo de “Nueva Izquierda”, al que pertenece De la Rosa.

Hoy, el perredismo local no se enfrenta a golpes o tomas de oficinas como ayer, pero sí sufre la pérdida de su identidad partidaria.

Desde el 4 de julio está desfondado, pues perdió su papel de izquierda para asumir el de comparsa de Moreno Valle a cambio de algunas migajas de poder.

En su reciente –y oscuro- proceso de reafiliación descubrió que su membresía no supera los 20 mil miembros.

En el pasado proceso electoral, gano, sí, en 22 municipios, pero todos muy pequeños.

Su fracción parlamentaria es de tres legisladores, sí, pero José Antonio Gali López es propuesta directa del gobernador en turno, Jorge Garcilazo Alcántara es un ex priista del grupo de Melquiades Morales y solo Eric Cotoñeto puede ser considerado como perredista genuino.

Peor: sin que a nadie le tomaran acuerdo y violando los estatutos del PRD, en automático Miguel Ángel de la Rosa metió a los tres diputados a la fracción parlamentaria del PAN.

Sólo para satisfacer los intereses del Nuevo Emperador y para que él lograra agarrar chamba en la administración estatal.

Es decir: se vendió por un plato de lentejas.

De pena ajena.

***

Rafael Moreno Valle negocia directamente con Jesús Ortega Martínez o con Luis Miguel Barbosa Huerta.

En la realidad De la Rosa le es inclusive.

Un títere sin peso político específico pero a final de cuentas un títere más a sus órdenes

El gobernador solo entregó al PRD poblano lo que verdaderamente representa: o sea, una dirección, la de Atención a Adultos Mayores (de la Secretaría de Desarrollo Social).

Pero Miguel Ángel de la Rosa no tiene llenadero y desde el pasado uno de febrero tiene dos puestos y en ninguno de los dos está: sigue siendo presidente del PRD y director del programa de adultos mayores, pero no llega a SEDESO.

A la dirigencia perredista renunciará hasta marzo; por el momento, tiene el control del Consejo Estatal e indicaciones de Ortega Martínez y Barbosa Huerta de que “Nueva Izquierda” siga controlando este diezmado partido.

A sus corrientes afines -Foro Nuevo Sol e Izquierda Social- les ha ofrecido espacios en “su dirección”, pero siempre y cuando sus consejeros estatales voten por quien ellos designen como relevo de De la Rosa.

Por cierto, la titular de la SEDESO, Myriam Arabian Couttolenc, deberá cuidar y vigilar de cerca a este sujeto que ya presume que manejara una gran bolsa de recursos.

Y vaya que le gusta el billete.

***

¿Qué sucederá con el PRD en el futuro?

El secretariado perredista se quedará sin secretarios y el Consejo Estatal seguirá sin funcionar, sólo lo convocaran en marzo para imponer al dirigente interino, mismo que saldrá de “Nueva Izquierda”.

Mientras tanto, como siempre, “Los Bejaranos” (Jorge Méndez Espínola y compañía) se preparan para tomar por asalto al PRD; hoy ven la oportunidad de controlarlo y desde el ayuntamiento del panista Eduardo Rivera Pérez, donde alistan posiciones, pretenden recobrar fuerzas.

Otro que también quiere es Rubén Hernández, quien fue secretario general de De la Rosa, renunció en la campaña e hizo trabajo electoral para el PRI. Hoy, con buenos recursos económicos, ha anunciado su regreso y quiere ser dirigente.

Pero Fernando Manzanilla y “Nueva Izquierda” requieren que “Los Chuchos” sigan controlando el sol azteca.

El diputadazo amarillo Eric Cotoñeto quiere imponer a su candidata a la dirigencia estatal; mientras tanto, como especialista en gestoría y favores, desde el Congreso opera toda clase de obras y despensas para fortalecer a Barbosa Huerta, que sueña con ser senador en el 2012.

Lo único cierto es que el desastre en la “izquierda partidaria” es brutal y sin perspectivas para convertirse en una alternativa democrática en Puebla.

Se quedó sin alternativas para hacer políticas públicas en beneficio de los más desposeídos.

Dejó de pensar, discutir y actuar.

Sus dirigentes la desorientaron con la fantasía y la ilusión de ganar espacios y ser gobierno y sólo se engañaron, no tienen nada.

No forman parte de la Nueva Elite Política en Puebla.

No son indispensables en la administración del poder.

Carecen de un conjunto de ideas que la hagan participe directa del gobierno de la alternancia.

Simplemente no está ahí.

Como es tradición, con sus ambiciones personales y de grupo se ha desacreditado socialmente.

El PRD poblano es hoy totalmente irrelevante para la sociedad.

“Nueva izquierda” y sus grupos lo dejaron sin rumbo y sin valores.

Desinflado, desfigurado y con una desconexión social de la realidad.

Hoy –como siempre- son un conjunto de grupos de interés, egoístas, oportunistas y corruptos entre ellos.

Sin idea de lo que debe ser la izquierda, su agenda, su proyecto y su independencia.

Todos son responsables de su agonía partidaria y política.

Quién sabe como lleguen al 2012.

Si es que llegan.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply