Secretario habemus

Arturo Luna Silva

En las próximas horas Cabalán Macari Álvaro se convertirá legal, formal y oficialmente en secretario de Administración del gobierno del estado de Puebla.

Será el primer secretario de ésta, una dependencia de nueva creación, y sobre la cual recaerá buena parte del éxito del proyecto morenovallista.

Ajeno a los reflectores y reacio al protagonismo, Cabalán es sin embargo un hombre acostumbrado a dar buenos resultados.

No por nada logró levantar de la lona a un partido, el de Nueva Alianza, que hasta antes de su arribo a la dirigencia estatal prácticamente no figuraba en el escenario político y electoral del estado.

Hoy, Cabalán deja al PANAL ni más ni menos que como tercera fuerza política en Puebla, con grandes posibilidades de crecer en el futuro inmediato y con gran capital político para el 2012.

Un dato duro ilustra el progreso de Nueva Alianza:

En la elección local de 2007 sólo pudo lograr dos diputaciones y tres ayuntamientos.

Pero en 2010, el avance fue mayúsculo en términos reales: un gobernador –producto de la alianza con el PAN, PRD y Convergencia-, cuatro diputaciones y seis ayuntamientos.

Cabalán abandonará en breve el partido que ayudó a construir y a levantar como una opción viable de poder para iniciar una nueva etapa.

Una donde la decisión, el carácter y el talento van a resultar claves.

Se trata de uno de los hombres más cercanos y de mayor confianza del gobernador Rafael Moreno Valle, parte importante del primer círculo del titular del Ejecutivo.

¿O acaso alguien todavía tiene alguna duda?

***

Donde trabajan a marchas forzadas para sacar buenas notas es en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Y es que el próximo 10 de marzo se llevará a cabo una elección fundamental políticamente para el rector Enrique Agüera Ibáñez.

La elección de un nuevo Consejo Universitario para el periodo 2011-2013, el máximo órgano de decisión de la BUAP.

En cada una de las Unidades Académicas se elegirán dos consejeros universitarios propietarios y dos suplentes, representantes de los profesores e investigadores y de los alumnos.

Asimismo, los trabajadores no académicos según el área de adscripción elegirán un consejero universitario propietario y un suplente por cada una de ellas: Carolino, de la Salud y de Ciudad Universitaria.

De mantener el control del Consejo Universitario depende la consolidación del proyecto agüerista.

Hasta ahora todo marcha en calma y según lo previsto por el grupo en el poder universitario, pero no hay que descartar que manos ajenas a la BUAP, incluso aquellas que ahora se dicen aliadas, busquen aprovechar la coyuntura para desestabilizar.

De hecho, el fuego amigo puede estar a la orden del día.

Los operadores del rector saben de la importancia de este proceso, por lo que están cuidando todos, todos los frentes.

La idea es pasar la prueba con calificaciones de excelencia, para bien de su jefe y de la máxima casa de estudios, clave para garantizar la gobernabilidad del estado de Puebla.

Sobre todo en estos tiempos de alternancia.

gar_pro@hotmaail.com

Leave a Reply