Eduardo Rivera: el verdadero sueño

Arturo Luna Silva

Y finalmente la ultraderecha poblana llegó al poder a través de Eduardo Rivera Pérez, quien encarna como nadie los valores y las aspiraciones del Partido Acción Nacional.

En términos reales, es la primera vez que el PAN gobierna la ciudad de Puebla, nuevo gran bastión electoral del blanquiazul.

Aunque Gabriel Hinojosa y Luis Paredes lo antecedieron, ninguno gobernó realmente bajo la ideología de Acción Nacional:

Mientras Hinojosa y su buena fe improvisaron una especie de gobierno “ciudadano” sin pies ni cabeza, Paredes y su perversidad administraron con las conocidas formas de un priísta; es más, ambos terminaron sus respectivas gestiones distanciados y enfrentados con el partido que los cobijó como candidatos y, sobre todo, de El Yunque.

Así que los poblanos conocerán por fin cómo lo hace un panista químicamente puro, cargado a la derecha de la derecha.

En su cita con la historia, Rivera Pérez tuvo ayer un arranque afortunado.

Entre otras cosas, nos regaló un buen discurso en el que definió la razón y el fondo de su gobierno, y en el que puso a la familia como el principio y fin de todo.

El presidente municipal mostró su lado humano, se escuchó sincero, y abrió la puerta al optimismo, elemento tan escaso en estos tiempos.

Por si faltara algo, fue cobijado por la nueva élite política de Puebla, con Rafael Moreno Valle a la cabeza, que le ofreció todo su apoyo sin condiciones ni remilgos.

De hecho, si la forma sigue siendo fondo, el gesto sepultó por el momento las versiones mal intencionadas que refieren algún tipo de animadversión del gobernador hacia el nuevo alcalde. Nada más lejos de la realidad.

Honestidad, transparencia, capacidad, responsabilidad, lealtad, entrega por Puebla, trabajo en equipo y generosidad, son los principios que guiarán la acción de gobierno de Eduardo Rivera.

El mismo que, además, dejó en claro que no tolerará la negligencia ni la deshonestidad, que no habrá segundas oportunidades, y que despedirá a quien “traicione a Puebla”. Ojalá que las palabras no se las lleve el viento.

No será fácil estar a la altura de las expectativas.

Los rezagos son enormes y los problemas no darán tregua.

Pero Rivera Pérez sabe que su futuro y el futuro de su partido están en sus manos.

De él y de su equipo, de nadie más, depende que el PAN, el PAN químicamente puro, gobierne algún día el estado de Puebla.

Como él mismo lo dijo:

“El verdadero triunfo será el 15 de febrero de 2014, cuando podamos decirle a los poblanos que hemos cumplido”.

Y es que de ahí en adelante el verdadero sueño de la ultraderecha poblana podría empezar a cobrar forma.

Podría.

***

Este día Bernardo Arrubarrena será designado delegado federal de la Condusef en el estado de Puebla.

El ex dirigente del PAN en la ciudad de Puebla fue propuesto hace dos meses y finalmente recibió el visto bueno del gobernador Rafael Moreno Valle, cuya opinión en estos temas vale oro.

Arrubarrena asume el cargo en sustitución de Iñigo Ocejo, nuevo secretario de Administración y Tecnologías de la Información del ayuntamiento de Puebla.

Así que la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros ya tiene delegado de lujo.

Un delegado que ha sacado premio, sin duda, de la constancia, el trabajo y la lealtad.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply