Y Veracruz levanta la mano por el Puebla F.C.

Arturo Luna Silva

Pues con la novedad de que más tardó en estallar el pleito entre el mandatario Rafael Moreno Valle y el empresario Ricardo Henaine en torno al Puebla F.C, que el gobernador de Veracruz, el priísta Javier Duarte, en ponerse las pilas para lograr que La Franja se vaya a jugar a tierras jarochas.

Sí. Luego de que Henaine amenazó con llevarse al equipo a otra plaza si el gobierno poblano no lo apoya y de que Moreno Valle respondió que no habrá otro respaldo que el comodato (o préstamo) del Estadio Cuauhtémoc, Javier Duarte se puso a operar al más alto nivel para hacerse de la franquicia y lograr que los camoteros vistan de rojo a partir del próximo torneo.

De hecho, hay tal interés por parte del mandatario veracruzano por llevarse al Puebla al estado que gobierna que está ofreciendo de todo, y todo es todo: una partida mensual de 30 millones de pesos para el sostenimiento del equipo, el estadio Luis “Pirata” Fuente de forma totalmente gratuita y Casa Club para los jugadores y cuerpo técnico, es decir, condiciones realmente inmejorables para cualquier equipo de la Primera División nacional.

Vivillo desde chiquillo, Duarte no quiere desaprovechar la gran oportunidad que el pleito Moreno Valle-Henaine le está ofreciendo en charola de plata, y está dispuesto a hacer cualquier cosa –cualquiera- con tal de cumplir el sueño de muchos de sus paisanos por ver a sus “Tiburones Rojos” nuevamente en el máximo circuito del futbol azteca; claro, sin perder de vista el enorme beneficio político que ello acarrearía a su naciente gobierno.

¿Se saldrá con la suya?

En Veracruz juran que sí.

***

El poblano Javier Lozano Alarcón aprovechó su reciente visita a Puebla para reunirse con integrantes de la estructura estatal del PAN, a quienes reiteró lo que ya es público: que buscará con todo la candidatura presidencial de su partido para el 2012.

Lozano estuvo en la toma de protesta de Eduardo Rivera como presidente municipal de Puebla y acompañó al gobernador Moreno Valle, su amigo, durante la firma de una carta compromiso con los más importantes sindicatos del estado, pero también se dio tiempo para lo que es su especialidad: la grilla.

El activismo de Lozano –activismo que no tiene el veto de su jefe- continuará en los próximos meses y cada vez será más abierto. No será extraño verlo continuamente en los estados que, como Puebla, resultarán claves (bajo cualquier escenario) para ganar la elección federal.

Algunos de sus simpatizantes en Puebla creen que Lozano puede convertirse en el “caballo negro” del PAN. Entre otras cosas, argumentan, porque ni Santiago Creel, ni Alonso Lujambio, ni Ernesto Cordero, ni Josefina Vázquez Mota acaban de despuntar en las encuestas.

Hay también, por supuesto, quien lo minimiza y hasta se burla de sus aspiraciones, señalando que está muy verde, y que para ser gallo le faltan muchos espolones.

¿Pero no pasó lo mismo cuando Felipe Calderón se destapó?

¿No acaso lo dieron por muerto?

¿Será hora de empezar a tomar en serio el proyecto presidencial de Javier Lozano Alarcón?

¿Estamos ante un chivo en cristalería con espíritu de kamikaze o un habilidoso estratega capaz de dar la sorpresa?

Sólo el tiempo lo dirá.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply