Ugalde a Washington

Arturo Luna Silva

Su contrato de asesoría con el grupo morenovallista, en específico con el súper secretario Fernando Manzanilla, terminó en diciembre pasado.

Construyó el edificio con todo y cimientos. Dejó los planos en buenas manos. Pero ya no se quedó a ver cómo dicho edificio fue ocupado.

Ahora, la vida –esa caprichosa- le abre la gran, gran oportunidad de coordinar un proyecto de altos vuelos en la ciudad de Washington, donde permanecerá durante al menos los siguientes cinco meses.

Sí, en los próximos días, Luis Carlos Ugalde partirá hacia la capital estadounidense para hacerse cargo de un ambicioso programa académico del Foro Internacional para el Estudio de la Democracia.

¿Quién mejor que él, protagonista desde la presidencia del IFE del polémico proceso electoral mexicano 2006, para analizar los riesgos de las democracias cuando ocurren elecciones muy competidas y que se resuelven por márgenes muy estrechos?

Ugalde hace una pausa en su aventura poblana para estudiar los casos más relevantes de conflictos postelectorales de la última década: Taiwán (2004), Costa Rica e Italia (2006), México (2006), Kenia (2007) y Zimbabwe (2008).

Junto con un grupo de activistas y académicos de todo el mundo, indagará las causas que detonan el conflicto para proponer recomendaciones que ayuden a la consolidación de las democracias del mundo y analizará los riesgos que enfrentan diversos países, como México, cuando sus élites políticas no interiorizan las reglas del juego y desconocen los resultados de las elecciones de acuerdo con sus intereses y cálculos políticos.

(Por cierto: según el ex consejero presidente del IFE, de cara al año 2012 empiezan a repetirse en nuestro país los mismos fenómenos que dieron lugar al conflicto de 2006: ambiente de polarización, descalificación anticipada de las elecciones, conflictos al interior de los partidos, ataque y debilitamiento de la autoridad electoral, y la expectativa de que sea una elección muy competida).

Hay que decir que el Foro Internacional para el Estudio de la Democracia es uno de los centros pioneros en el mundo para el estudio y promoción de la democracia.

Es auspiciado por la Fundación Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy), que financia proyectos de desarrollo democrático en más de 90 países, además de editar la revista Journal of Democracy, una de las más influyentes publicaciones sobre estudios de la democracia en todo el mundo.

Es ahí, precisamente en el epicentro del poder mundial, donde el profesor en ciencia política, conferencista y asesor en asuntos públicos se moverá como pez en el agua durante los próximos meses.

Suerte, Luis Carlos.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply