De todo, un poco

Arturo Luna Silva

En el Congreso del estado no son pocos los que empiezan a preguntarse: ¿cuándo, cuándo va presentar su licencia el diputado local Gustavo Espinosa Vázquez?

Sí, el mismo que, sin importar que un día dijo sentir repudio por los políticos “chapulínes”, acabó convertido en uno de ellos, pues ahora buscará la curul federal por el distrito 2 con cabecera en Zacatlán, por el Partido Nueva Alianza (PANAL).

Aunque ninguna ley lo obliga, el aseo político (¿lo conocerá?) debería ser razón suficiente para que el ex dirigente magisterial procediera en consecuencia.

Ahí está el caso, por ejemplo, de la priísta Janet González Tostado, quien desde hace varios días presentó y obtuvo licencia como diputada local por San Martín Texmelucan, mismo distrito por el que ahora busca llegar a la Cámara Baja del Congreso de la Unión.

En los pasillos del Palacio Legislativo cuentan que Espinosa Vázquez tiene dos fuertes razones para evitar la fatiga que seguramente le implica comenzar a desprenderse de su escaño estatal.

Una tiene que ver, obviamente, con el hecho de poder seguir mamando de la ubre del presupuesto, perdón, cobrando religiosa y estoicamente su muy merecida dieta mensual.

Y la otra con que está por atribuirse como suya -y de nadie más- la nueva Ley de Seguridad Pública del estado de Puebla, misma que en realidad ha sido cocinada por representantes de todas las fracciones parlamentarias del Legislativo, así como de los otros dos poderes, y no sólo por él, que preside la Comisión de Seguridad Pública y Protección Civil del Congreso.

Dicen que en cuanto dé el madruguete, presentará su licencia.

Claro, un minuto después de pasar a la ventanilla a cobrar la última quincena.

Pa´lo que se ofrezca allá en Zacatlán de Las Manzanas.

***

No le sorprenda que a partir del próximo lunes empiecen a aparecer en un canal de la televisión local varios spots de Enrique Doger Guerrero hablando maravillas del Indema.

Y es que después de haber reunido a 4 mil simpatizantes en su primer informe al frente del Instituto Nacional para el Desarrollo Municipal y la Alfabetización, el ex alcalde está más que emocionado con su proyecto de llegar a la gubernatura.

Tanto que acelerará motores y entrará de lleno a la pantalla chica, aprovechando un poco (o un mucho) que en Casa Puebla le siguen dando juego rumbo al 2010 (¿o no acaba de ser nombrado delegado estratégico del PRI -lo que sea que eso signifique- en tres de los cuatro distritos federales de esta capital?).

Los anuncios (que no sabe quién pompó) estarán al aire hasta antes del inicio de las campañas rumbo al 5 de julio y quien piense que es y será proselitismo, está en lo correcto.

Y es que para Enrique Doger es de vida o muerte seguir estando entre los primeros cinco sitios de los sondeos de conocimiento, confianza e intención de voto; si ya de por sí tiene un escenario adverso, pues va con todo (o casi todo) en contra, sus posibilidades de suceder a Mario Marín se reducirían de plano a cero en caso de una drástica caída en las encuestas que miden el posicionamiento de los suspirantes.

De ahí la jugada mediática y el notable aumento de su activismo político.

Por lo pronto, el pasado fin de semana se repartieron por cientos en la Angelópolis calcomanías con la leyenda “Yo sí confío en Enrique Doger” y éste, ayer, fue entrevistado en TV Azteca, a propósito de la labor que desarrolla a través del citado Indema, simple pretexto para su verdadera intención, que es gobernar el mundo (bueno, nada más un pedacito llamado Puebla).

***

Donde las cosas lucen muy oscuras es en el Partido Convergencia (o lo que de éste queda en Puebla).

Fuentes sumamente confiables me dicen que el Niño Naranja, también conocido como José Juan Espinosa Torres, sigue enloqueciendo políticamente.

Hasta el momento no ha dado ningún apoyo a los candidatos de la alianza “Salvemos México”, pues sólo le interesa salvar su propia candidatura -muy mala, por cierto- en Cholula.

Y que ahora, con el fin de quedarse con más dinero del partido que dizque dirige, busca eliminar de la nómina interna a varios cuadros y trabajadores de dicho instituto político.

La cosa está tan grave que ante el vacío de poder, el uso irracional de recursos, la falta de dirección, la excesiva promoción personal de José Juan Espinosa, el nulo liderazgo y la ausencia de una auténtica vida partidaria, la mayoría de los comités municipales, los candidatos y las escasas fuerzas naranjas en Puebla (siempre me he preguntado por qué no afilian a las naranjitas del ayuntamiento) reconocen al ex edil de Tlatlauquitepec Porfirio Loaeza como su verdadero líder estatal.

***

Ahora que el PAN anunció en voz de su pastor Paco Fraile que hará una campaña de confrontación (gracias a Dios) y que recurrirá a la guerra sucia (benditos sean) para derrotar al PRI en las urnas, cosa que sin duda vendrá a animar el aburridísimo proceso electoral federal en el estado, no está de más saber lo que ha sucedido en Internet, y específicamente en You Tube, con el protagonista de uno de los casos que más utilizarán los panistas (ruega por ellos) para enlodar a través de la red (¿dónde más?) a los priístas poblanos: el del narcoalcalde (el famoso Rubén Gil Campos).

Mire:

El video “El ahijado de Marín: Rubén Gil” suma 2,951 reproducciones.

Más exitoso ha sido “Narcoalcalde doping a burbuja de Marín”, pues lleva 5,979.

Pero el que ha roto récords es “El narcocorrido de Rubén Gil”, que ha sido visto 11,082 veces.

Eso hasta ayer.

Los tres videos, cabe mencionar, fueron subidos a You Tube hace un año, tras la detención en E.U. del ex alcalde de Izúcar de Matamoros.

Este 2009 será, pues, pródigo en nuevos videos y nuevas y mejores versiones de los ya existentes.

Quizá haya hasta en 3D.

La campaña de lodo -y popo- se va a poner requetebuena.

Consulte su cartelera.

Disfrute sus palomitas.

Y déle un trago a su cocacolota bien fría.

(Ora pro nobis. Sin pecado concebido).

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply