La pachanga del PRI: ¿Tío Cosa estás ahí?

La competencia por dirigir el PRI –o lo queda del PRI- en la ciudad de Puebla se ha convertido en una verdadera pachanga.

Y es que cada día que pasa aparecen más y más aspirantes a suceder al abogado y notario Carlos Meza.

Hasta el momento suman 11, entre caras conocidas, emisarios del pasado, destacados porros, consumados corruptos y otros personajes que poco o nada han figurado en la patética escena política poblana.

Veamos:

Iván Galindo Castillejos.

Juan de Dios Bravo Jiménez.

Pablo Fernández del Campo.

Blanca Jiménez.

Jorge Morales Alducin.

Carlos Talavera.

Miguel Ángel Ceballos.

Francisco Ramos Montaño.

Ambrosio Cantú.

Claudia Hernández Medina.

Gonzalo Amador Juárez Uribe.

(Más los que se hayan acumulado antes de que termine de leer esta columna).

Lo más grave de todo es que el Comité Directivo Estatal del PRI, encabezado por Juan Carlos Lastiri Quirós, está dejando suelto el proceso.

Como es su costumbre desde que Mario Marín lo impuso como presidente del CDE, está ejerciendo un “liderazgo” que no se ve y menos se siente (o sí, pero sólo para ponerse de tapete a Rafael Moreno Valle, su nuevo tatiaska).

Y cuando sea necesario negociar para, como es tradición entre los priístas, proponer a un candidato “único y de unidad”, se le hará engrudo el atole, porque serán muchos los intereses a conciliar.

Lo cierto es que más allá de filias o fobias, sólo dos personajes tienen verdaderas posibilidades de aparecer en la etapa final:

Uno es “La Memela”, también conocido como Juan de Dios Bravo Jiménez, patrocinado por el zavalismo-marinismo y quien tiene a un fuerte sector del partido en su contra.

Y el otro, Iván Galindo Castillejos, quien también se hace llamar Manuel Cuadras, quien atrás (y delante y a los lados) tiene al dogerismo, así como a algunos grupos más con los que ha pactado para respaldar su aspiración.

Más allá de eso, urge, verdaderamente urge que Juan Carlos Lastiri se despierte de su letargo (¿Tío Cosa estás ahí?) y tome las riendas de la renovación del PRI en la capital poblana.

Porque de no hacerlo, cuando se expida la respectiva convocatoria serán más los aspirantes que los integrantes del padrón de militantes.

Padrón que, dicho sea de paso, es de apenas 6 mil priístas en toda la entidad (menos los que empiecen a huir la siguiente semana a otros partidos ante la severa crisis política, económica y hasta moral del otrora poderoso partidazo).

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply