El Misterioso (y Asombroso) Caso de la Senadora Muda

“Autoritario”.

“Vertical”.

“Nefasto”.

“Sátrapa”.

“Reyezuelo”.

“Góber mafioso”.

Eso, todo eso –y más, mucho más-, le ha dicho el senador Ricardo Monreal a Rafael Moreno Valle.

Y –como diría el clásico- “desde la más alta tribuna de la nación”, la de la Cámara Alta.

Y no una vez: al menos tres ocasiones.

Y en los últimos dos meses.

“Llegó al poder con una gran legitimidad, pero poco a poco la ha ido perdiendo”, ha expresado el senador del Partido del Trabajo.

“Persigue a sindicatos, persigue a sus dirigentes y viola reiteradamente la Ley Federal del Trabajo”, ha señalado el ex gobernador de Zacatecas.

“¡Vamos a pedir juicio político!”, ha anunciado.

Nada extraño viniendo de quien funge, en los hechos, como vocero legislativo de un nuevo, enconado enemigo del morenovallismo: Andrés Manuel López Obrador.

Lo que ha provocado signos de interrogación entre miembros del grupo compacto que gobierna Puebla, es la actitud apática que al respecto ha mostrado una supuesta aliada del mandatario estatal.

Y es que la senadora Leticia Jasso Valencia –quien aunque es “independiente”, ocupa la curul que Moreno Valle dejó en 2010 para irse a sacar a Marín del poder- no ha dicho una sola palabra en defensa de su ¿amigo?

Ha tenido de frente a un Ricardo Monreal echando pestes de él desde el Senado y ella, ni ve ni escucha y menos, mucho menos responde.

Ya se sabe que Moreno Valle está grandecito y se defiende solito, pero la Jasso ha dejado pasar todas las acusaciones, incluso los adjetivos pasados de tono y los absurdos como ése del “juicio político”.

El silencio de la senadora -que abandonó el PRI junto con el hoy gobernador y de cuya gran cercanía se jacta- ya empieza a hacer mucho ruido.

Nadie se explica por qué no fija postura inmediatamente después que Ricardo Monreal se lanza a la yugular de Moreno Valle, a quien ya trae de encargo por razones obvias.

No hay réplica y, por tanto, ningún asomo, ningún intento de pedirle que deje de echar su veneno.

Como diría un operador del gobernador: “Si es estrategia (de la Jasso), pues qué pinche estrategia”.

Y es que de qué le sirve a Moreno Valle tener a una “aliada” en el Senado, si ésta no opera como tal.

Y no sólo eso: si se esconde en su curul como un avestruz esconde su cabeza en la tierra.

Monreal o cualquiera puede decir lo que quiera en el Senado, pues no habrá quien dé la cara, en ese terreno, por el mandatario poblano.

Pero tal vez se le está pidiendo demasiado a la legisladora.

Según la página web del Senado, la intrascendente, casi fantasmal Leticia Jasso sólo ha subido a tribuna dos veces, una de ellas para hablar del Día Internacional de la Mujer.

Aunque hay sospechas de que esa voz no era su voz sino una grabación.

Porque empieza a crecer el misterio:

O es muda.

O –diría Capulina- “le ache achi”.

¿Cuál de las dos?

***

Hay un tema sensible para la ciudad de Puebla y ése es el del comercio informal.

El gobierno de Eduardo Rivera ha iniciado un ambicioso programa de reordenamiento que ha sido severamente criticado por algunas voces.

Por eso, sorprende saber que la mayoría de la población aprueba las acciones que se han tomado hasta el momento para que el Centro Histórico y otras zonas estén libres de ambulantes.

Este estudio de opinión demuestra que Rivera tiene el consenso social y que en ese punto en particular va por buen camino:

Para ampliar, haga click en las imágenes


al
al2
al3
al4

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply