La triste historia de Fray Parrita

Tras la fuga masiva de reos reportada hace ya más de una semana en la cárcel de San Pedro Cholula, hay un detalle que ha pasado inadvertido para todos los medios de comunicación.

Ya en algún momento se ha divulgado que al inicio de su gobierno, la señora presidenta municipal, Dolores Parra Jiménez, ordenó desmantelar la estructura operativa y administrativa que el trienio anterior manejó el Cereso de Cholula, con el propósito de contar con más espacios en la nómina y dar cabida a sus familiares directos, indirectos y compromisos de campaña.

Errores tuvo muchos, pero uno quizá decisivo para perder el control del penal, fue nombrar a su tío Arturo Parra Osorio como subdirector de Seguridad y Custodia.

Parra, hombre ya muy mayor, teniente retirado del Ejército desde hace años, ingresó al Cereso de San Miguel en 1999, donde nunca tuvo más responsabilidad que estar detrás de un escritorio anotando en el libro de gobierno el nombre de las visitas que ingresaban a dicho reclusorio.

Hombre gris, que fue incapaz de ascender en 30 años que estuvo activo en la milicia, su estancia en el Cereso de San Miguel siempre fue sin pena ni gloria, pero su vida cambió cuando asumió la Presidencia Municipal de San Pedro su sobrina Dolores Parra, quien sin medir las consecuencias de sus irreflexivas decisiones, dominada por completo por su visión patrimonialista del gobierno, nombró al teniente Parra como subdirector de uno de los penales más complicados en el estado, después del de San Miguel.

¿Quién en San Miguel no recuerda a Parra, Fray Parra, “Parrita” o simplemente “El abuelito”?

El mismo que alcanzó sus 15 minutos de fama gracias al respaldo político de su sobrina, pero sin tener la capacidad para manejar una responsabilidad de esa naturaleza, tanto que el pasado lunes fue declarado formalmente preso por la Juez Segundo de lo Penal como probable cómplice de la fuga de 11 delincuentes de alta peligrosidad.

Su sobrina lo encumbró y su sobrina lo enterróCosas de la vida, diría el Filósofo de Güémez.

Además del complot, de la negligencia oficial y de la evidente corrupción, la teoría de la improvisación es un ángulo que debe abrirse como una línea de investigación más para esclarecer totalmente los hechos ocurridos el pasado 27 de noviembre en la cárcel de San Pedro Cholula.

Historia oscura como ninguna y de la que Fray Parrita tiene mucho, pero mucho que contar.

***

Cuentan que ahora sí está a punto de alcanzarse el consenso necesario para la aprobación de la esperada nueva Ley Orgánica del Congreso de Puebla.

Al parecer el nuevo ordenamiento ya tiene el visto bueno de todos los coordinadores parlamentarios y por eso, en breve, estaría recibiendo luz verde en el edificio de la 5 Poniente.

Y es que, ante la conformación plural en el terreno político, ideológico y partidista del poder Legislativo, se establece un equilibrio absoluto en el ejercicio de la Presidencia de la Junta de Gobierno –que sustituirá a la Gran Comisión- y la Presidencia de la Mesa Directiva.

Con la nueva ley, se prohibirá que un mismo diputado o grupo parlamentario presidan al mismo tiempo ambos órganos legislativos, privilegiando la participación de todos los partidos representados en la Cámara; se fortalecerá la Mesa Directiva con el nombramiento por un periodo de seis meses, abonando a la estabilidad política y administrativa en su trabajo y planeación, y se logrará que el presidente de la citada Mesa Directiva funja además, dentro del periodo que le sea designado, como presidente de la Comisión Permanente, contribuyendo a un seguimiento puntual y constante del proceso legislativo.

A ver si es cierto, y se mantienen los acuerdos alcanzados hasta el momento entre los señores legisladores.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply