2012: la guerra sucia que viene

De por sí competidas, las elecciones federales de este año –cuando estarán en juego la Presidencia, senadurías y diputaciones- se anticipan como una de las más sucias de toda la historia de México.

Hoy mismo, en sus búnkeres, los “genios” –estrategas les dicen- partidistas alistan ya los misiles que lanzarán durante la contienda, principalmente a través de los medios electrónicos, el nuevo real escenario de la lucha por el poder.

Sátiras, grabaciones telefónicas –reales o manipuladas-, fotomontajes, animaciones, expedientes armados y videos comprometedores, serán cosa de cada día.

Los golpes bajos se multiplicarán como el pan y los peces, y las campañas negras mostrarán los secretos más ocultos –y a veces hasta las vísceras- de no pocos candidatos.

Y es que en la guerra y en el amor (y en las elecciones), todo se vale, incluyendo el insulto, la descalificación, la difamación y la calumnia desde el anonimato. No hay político que no recurra a ello, aunque suele pasar que el que las hace, no las consciente.

Ayer mismo, en Puebla, empezó a circular por internet un panfleto contra el priísta Javier López Zavala, ex candidato a la gubernatura y actual aspirante al Senado, en el que su vida privada no queda a salvo.

En lo más amable que se dice sobre su persona, se insiste en ligarlo con su ex patrono Mario Marín, mejor –y mundialmente- conocido como el góber precioso.

Ya en el pasado otros personajes de la política local han sido víctimas de la guerra sucia, como Eukid Castañón Herrera, operador morenovallista a quien se pretendió vincular con las actividades ilícitas de Greg Sánchez, el exonerado y polémico ex presidente municipal de Cancún.

La vieja y gastada historia quiso revivirse en 2011, incluso hubo un esfuerzo por llevarla al ámbito del poder legislativo federal; sin embargo, la falta de sustento hizo que la nueva intentona, el nuevo golpe bajo, fracasara, lo que no descarta que en el futuro se emprenda una nueva andanada, aunque con el resultado ya conocido.

¿Las campañas negras atraen o alejan al electorado? Eso es algo en lo que los especialistas de todo el mundo todavía no terminan de ponerse de acuerdo y de lo que siguen escribiendo sin respiro.

Mientras tanto, prepárese: la exhibición de trapos sucios apenas empieza, y se dará con toda intensidad, sin ningún escrúpulo, a lo largo –y ancho- de este 2012.

Y es que la experiencia reciente indica que la guerra sucia (¿hay guerra limpia?) llegó para quedarse, con el detalle de que cada vez será más y más sucia.

Al tiempo.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply