PAN: cochinos contra marranos

Muerto el panismo aséptico y honesto de otros tiempos, la militancia se dispone a elegir a su candidato o candidata presidencial en medio del auténtico lodazal en que se ha convertido su proceso interno.

En Puebla, el choque de estructuras gubernamentales y el despliegue de las peores prácticas electorales –con mapaches incluidos- serán la constante este domingo 5 de febrero.

Ayer mismo el equipo de Josefina Vázquez Mota logró documentar el reparto de despensas a favor de su contrincante, Ernesto Cordero.

Fotos y videos del operativo realizado en la colonia Roma y en las cercanías del Estadio Cuauhtémoc, serán integrados a la denuncia formal que ya se presentó ante la Secretaría de la Contraloría del estado, en contra de los funcionarios que resulten responsables por el uso –y abuso- de recursos públicos para el ex secretario de Hacienda, el “delfín” del presidente Calderón y candidato del gobernador Moreno Valle.

La Comisión Nacional de Elecciones del PAN recibió otro amplio reporte de irregularidades detectadas en no pocos municipios poblanos por la gente del coordinador estatal de la campaña de Vázquez Mota, Marcos Castro.

Pero el equipo de la ex secretaria de Educación Pública tampoco se queda atrás: en los distritos de Texmelucan y Cholula, repartió bultos de fertilizante y aparatos electrodomésticos a militantes del partido, con tal de asegurar su voto el fin de semana.

Por si fuera poco, el representante de Ernesto Cordero, Arturo Espinosa, pidió la cabeza de Leonor Popócatl, quien funge como presidenta de la Comisión Estatal de Elecciones del PAN.

¿Su pecado?

Ser también secretaria particular del edil de Puebla, Eduardo Rivera, abierto simpatizante de Vázquez Mota. Suponen que eso le resta objetividad y que sobre todo “prueba” que así como en el gobierno del estado operan para Cordero, en el ayuntamiento capitalino hacen lo propio para Josefina.

Y la difusión a través de las redes sociales de un audio en donde ésta llama “patán” a Cordero, así como el álgido pero muy divertido remedo de debate de la noche de este martes, no hacen augurar buen clima.

Lo peor es que aunque las encuestas permanentemente han asignado ventajas holgadas para Vázquez Mota, la verdad es que la contienda final luce muy, muy cerrada.

De hecho, cualquiera de los dos puede ganar (Creel es solo un convidado de piedra, sin ninguna posibilidad de triunfo) o incluso causar que el proceso se vaya a segunda vuelta, escenario que nadie quiere.

En Puebla, además, el panismo tradicional se enfrentará al neopanismo en una nueva batalla de poder a poder, y ya suenan los tambores de guerra.

Y es que en el fondo, además de la candidatura a Los Pinos, subyace el control del partido y quién se apodera de sus estructuras y militancia.

El botín es jugoso, de ello depende el futuro político de muchos, y por eso se juega rudo, rudísimo.

Tal y como pelean los cochinos contra los marranos.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply