Josefina y Rafael, frente a frente

rmv

Todo el tiempo se hablaron de usted.

(-¿Cómo está candidata?).

(-Bien, gracias, gobernador).

Pese a que se quiso hacer creer que protagonizaron un encuentro en buenos términos, lo cierto es que no.

O no del todo.

Y es que la Operación Cicatriz no lo fue.

No al menos esta primera vez.

De hecho, la plática en el D.F. transcurrió a tono con el clima de estos días.

Con un frío intenso, terrible, en medio de los dos.

Tras los saludos de rigor, ella le dijo que lo más importante, lo que espera como muestra básica de buena voluntad, es que respete al PAN y a todos los panistas de Puebla.

Agregó que es política profesional y que, por eso, las embestidas del proceso interno pueden quedar ciertamente en el recuerdo.

Es hora de sumar, no de restar.

Pero con una condición: de ahora en adelante, a partir de ahora, deben cesar todos los ataques y todas las presiones contra su gente en Puebla.

Y dio dos nombres, sólo dos: Eduardo Rivera, el presidente municipal, y Myriam Arabian, la ex secretaria estatal -y actual delegada federal- de Desarrollo Social.

Luego, el acuerdo: él debe respetar a todos los panistas que proponga como candidatos a diputados federales, mientras que ella hará lo propio con todos sus candidatos, incluidos –cita textual- “los que propuso la profesora”.

A continuación, sin embargo, hubo lo que los enterados describen como álgida discusión por la primera y segunda fórmula al Senado por el estado de Puebla.

Ella le aclaró que su propuesta para el primer escaño es y será Augusta Díaz de Rivera, y que eso no, no estaba a discusión.

Por su parte, él defendió y reclamó, con toda convicción, la posición para Javier Lozano Alarcón.

Pero no hubo arreglo posible en ese tema en particular.

Y a pesar de la visita a Puebla de hace unos días, del mitin colectivo, de las sonrisas, de la reunión de la Gran Familia Feliz Panista en Casa Puebla, todo puede pasar este domingo 19, cuando vuelvan a medir fuerzas en las urnas.

En los hechos, más allá de lo que suceda este fin de semana (“nos vamos a dar otra vez de chingadazos”, advierte un encumbrado morenovallista), ella logró transmitir personalmente el mensaje más importante:

Respeto absoluto a los panistas y –otra cita textual- “a mi gente”, en el estado donde, le informó –no le pidió parecer-, “voy a arrancar mi campaña”.

Ya de despedida, y como para reafirmar que la distancia todavía no es el olvido, sino enorme, y que hay heridas que tardarán en cerrar, ella le comentó que el CEN del PAN ya abrió una investigación formal y oficial sobre un asunto espinoso, complejo y “de enorme preocupación para Acción Nacional”: la súbita creación del “partido” Compromiso por Puebla.

“Queremos saber quién o quiénes están detrás”.

Sí. Josefina y Rafael, frente a frente.

(Al final, click, la foto para la prensa: caritas sonrientes, caras de aquí no ha pasado nada, y… ¿borrón y cuenta nueva y a otra cosa mariposa?).

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply