Acatzingo para principiantes

Todo tuvo un inicio y ese fue cuando se conformó la alianza “Compromiso por Puebla”: en el convenio de Coalición, de los municipios que le correspondieron al PRD estuvo Acatzingo.

Como siempre, los “Chuchos” de Nueva Izquierda: Luis Miguel Barbosa, Erik Cotoñeto y Miguel Ángel de la Rosa, lo “vendieron” o entregaron al panista Eliseo Zayas, quien fue el candidato y ganó en los comicios de 2010.

En otros municipios pasó igual: Julián Rendón, de Foro Nuevo Sol; Roxana Luna Porquillo, de Alianza Democrática Nacional (ADN); Socorro Quezada y Elba Cerezo, se repartieron a diestra y siniestra las regidurías y espacios municipales.

El compromiso de los “Ñoños” -por Luis Miguel Barbosa, así apodado- con Eliseo Zayas fue que se afiliara al PRD y pasara a formar parte de Nueva Izquierda, y lo cumplió. Como también que nombrara a la señora Ruth Castro, como su principal asesora en el ayuntamiento, con un sueldo mensual de más de 25 mil pesos.

Roxana Luna, de la tribu de ADN, del senador Héctor Bautista y posible diputada federal plurinominal, se quedó con un regidor, Enrique Sánchez Gómez.

Como siempre hacen, los”Chuchos” placearon y llevaron al presidente municipal con Jesús Ortega, el líder de NI, quien junto con Barbosa Huerta le prometió todo: gestiones, apoyo político y obras con el gobierno en turno; incluso hasta lo convirtieron en aspirante “natural” a una diputación federal para estas elecciones.

Por su parte, Eliseo Zayas por un lado estaba con el PRD y por el otro también le daba espacios al PAN, partido del que realmente nunca salió.

Ruth Castro, “experta en relaciones con directores de medios nacionales” -así presume y se vende-, le armaba entrevistas “patito” y el presidentito pronto empezó a volar: perdió piso y de la noche a la mañana, se convirtió en un personaje autoritario.

Por su chico pueblote, Eliseo Zayas, ya transformado en todo un personaje de “La ley de Herodes”, se paseaba en sus camionetas de lujo del año, que por supuesto compró con el erario municipal; siempre se le veía al lado de su comandante de la policía y con sus “guaruras”… Hasta que pasó lo que tenía que pasar: en medio de un ambiente de prepotencia y abuso de poder, uno de sus guardaespaldas mató a tiros, el pasado 9 de febrero, al joven César Natanael Maceda.

De por sí ya harto de los obvios y absurdos excesos de sus autoridades, Acatzingo entero enardeció y el asunto, mal gestionado desde el principio, creció tanto, que Eliseo Zayas tuvo que huir a Puebla, donde, claro, pidió apoyo de sus aliados políticos, y los del PRD lo cobijaron.

Como era lógico, el PRI municipal aprovechó la crisis de gobierno, agitó todavía la difícil situación social local y exigió su destitución.

Roxana Luna Porquillo, aliada de Erik Cotoñeto en las pasadas y cuestionadas elecciones internas para que pudiera ser consejera nacional del sol azteca, es hoy junto con su regidor en Acatzingo, la principal opositora para que regrese Eliseo Zayas.

Por si le faltara algo al desafortunado pueblo de Acatzingo, hoy están confrontados los de Nueva Izquierda con los de Alianza Democrática, por una razón muy simple: los jodidos dineros, el botín no es parejo, y sus acuerdos no fueron cumplidos.

Hasta hace unos días, la Secretaría General de Gobierno había estado mediando en este asunto para evitar la confrontación de ambos grupos.

Sin embargo, el grupo compacto de Barbosa Huerta: Erik Cotoñeto, Ruth Castro, Enrique Rivera, Socorro Quezada, Gerardo Aguirre y Ambrosio Linares, entre otros, dice haber roto ya con el gobernador Rafael Moreno Valle, sobre todo porque, según Barbosa, no les ha dado tooodo lo que les prometió por traicionar a Mario Marín y Javier López Zavala, con quien traían acuerdos, y sumar al PRD a la coalición “Compromiso por Puebla” en 2010.

Por lo pronto, Barbosa y sus cómplices han mandado al “carajo” al supuesto “dirigente” del PRD, Miguel Ángel de la Rosa, por la disputa, típica y encarnizada, por las prerrogativas oficiales.

Para presionar a Moreno Valle, tal y como lo hacían con Mario Marín, hoy utilizan a Eliseo Zayas para que se confronte con Fernando Manzanilla, titular de la SGG.

El presidente municipal de Acatzingo tiene a dos ex empleados del CISEN poblano que lo asesoran en los menesteres de la difusión de mensajería y promoción.

Los perredistas de NI lo han mandado a declarar en contra del secretario general de Gobierno, pues el diputado Cotoñete, nada tarugo, no lo quiere enfrentar de frente.

Roxana Luna, aliada de Eliseo Zayas, ha sido acusada por los barbosistas con su referente nacional, el senador Héctor Bautista, de llevar agua a su molino y de intentar apoderarse del ayuntamiento, que maneja un presupuesto anual nada despreciable.

En tanto, en petit comité, en un lugar discreto y sin que nadie los viese, Eliseo, sus regidores y Nueva Izquierda acordaron provocar a Moreno Valle; por eso, a finales de la pasada semana hizo acto de presencia en Acatzingo, y los resultados están a la vista: más y más confrontación.

Luis Miguel Barbosa presiona y chantajea con los suyos, para que Moreno Valle o Manzanilla lo manden a llamar y vuelva a negociar de manera directa sus prerrogativas personales y el control del Instituto para los Adultos Mayores, que reclama a gritos y chillidos de marrano como su botín privado.

Por su parte, y como en una ópera bufa, el comisario legislador de “izquierda” Cotoñeto Carmona, simula y se esconde en su cubo del Congreso del estado: no desea que Manzanilla lo descubra y deje de recibir sus grandes, jugosos, apoyos parlamentarios disfrazados de partida “para gestión social”.

De risa loca.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply