“Deme su credencial y yo le doy un dinerito…”

Todavía no comienzan oficialmente las campañas y el gobierno federal ya ha iniciado la suya, solo que cínicamente montado en los programas de la Secretaría de Desarrollo Social y el Sistema Integral de Becas para la Educación Superior (SIBES).

El objetivo de Felipe Calderón es, claro, generar apoyos e inercias a favor de la espiada candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota.

Hasta hace poco, programas como 70 y Más se centraban en las zonas rurales, pero ante la inminencia de la guerra electoral y la urgencia de aumentar la base electoral, ahora también se aplican en urbes como la ciudad de Puebla, donde la meta para antes del 1 de julio, es afiliar a más de 100 mil personas de la tercera edad.

El modus operandi no requiere mayor ciencia: llegan los promotores, sin vehículos oficiales para no ser detectados; coordinan las brigadas y estas se despliegan como hormigas por barrios y colonias populares y marginadas de la capital. Una coordinadora les entrega fichas como la que aquí se muestra y los instruye sobre qué decir a los necesitados “beneficiarios”.

70ymas

El problema es que con la coordinadora, siempre arriba alguien portando una playera del PAN, misma que, de forma disimulada, se acerca los promotores y “les ayuda” a informar a las personas adultas o a los jóvenes –en el caso del SIBES- todas y cada una de las bondades de los programas federales.

Andan por toda la ciudad, a todas horas, y como nunca antes, se dirigen a un mercado electoral susceptible de ser cooptado o presionado al estilo de los repetitivos –y obsesivos- comerciales de la FEPADE: “Deme su credencial y yo le doy un dinerito…”.

En las universidades, públicas y privadas, los operadores calderonistas hacen lo mismo: la coordinadora llega en su camioneta repleta de promotores, los instruye y estos, en las entradas de las instituciones, reparten a los jóvenes cientos de fichas como estas:

iimagbecas

A continuación, les entregan un folleto sobre los “grandes logros” del gobierno federal y su “gran apoyo” a la educación. Responden todas las dudas y los orientan, pero además les explican de qué se trata el programa. Desde lejos, los coordinadores observan y los apuran: necesitan afiliar y entregar miles de solicitudes para hacer un registro general de potenciales votantes a favor de Vázquez Mota.

Discreta, ilegal, la campaña proselitista está a todo vapor, lo que demuestra que el aparato del poderoso y adinerado gobierno federal ya ha empezado a trabajar.

En Puebla, por lo menos, .

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply