¿Por qué no declinarán JVM y AMLO?

amlojosefina1

Hasta ayer seguían escuchándose voces sobre un escenario más cercano a la política ficción que a la realidad: la declinación de Josefina Vázquez Mota por Andrés Manuel López Obrador, o viceversa, como la única forma de dar alcance al priísta Enrique Peña Nieto, puntero –a un mes de las elecciones- con el 45% de intención de voto efectivo, en promedio, en prácticamente todas las encuestas.

La hipótesis, que alimentan personajes encumbrados de la política a nivel nacional, resulta obviamente imposible, sobre todo si se considera que:

1) Ni JVM ni AMLO son capaces de aglutinar por sí solos el voto antipriísta;

2) A diferencia del 2010 en Puebla, Oaxaca y Sinaloa, la unión de la “derecha” con la “izquierda” no está en la agenda del proceso 2012;

3) Los votos del que declinara no se trasladarían automáticamente al candidato –o a la candidata- que siga en pie, y

4) La falta de tiempo ya es el principal factor que impedirá la soñada coalición de facto.

Y es que este miércoles 30 de mayo, a las 24 horas, vence el plazo de ley para que pudiesen presentarse las declinaciones del caso ante el IFE, que por lo que se sabe no ha recibido hasta el momento ninguna petición en ese sentido.

Todo parece indicar que el perredista y la panista llegarán hasta el final de la contienda (de tres tercios, cosa que favorece al PRI), con sus 26.3% y 24.4%, respectivamente, que sumados (50.7%) rebasarían por casi seis puntos al priísta.

Pero eso sólo ocurre en las películas, y de terror.

Como también la versión aquella que señala que el candidato del Panal, Gabriel Quadri, declinaría en las siguientes horas a favor de Peña Nieto, para terminar de asegurar el regreso del PRI a Los Pinos, pues la emergencia del movimiento #YoSoy132 y la campaña negra (que incluye, ya se sabe, la reaparición en escena del siniestro Mario Marín, el góber precioso) le quitarán los tres, cuatro puntos que el soldado de la profesora Elba Esther Gordillo aportaría al ex gobernador mexiquense.

Otra fábula, claro, muy propia –como diría Carlos Fuentes- de nuestro Nuevo Tiempo Mexicano.

De cualquier forma, este día será definitivo al respecto.

¿Se imagina si PAN y PRD hubiesen dejado de lado sus mezquindades y acordado lanzar a un solo candidato a la Presidencia?

Seguramente otra historia estaríamos contando.

***

Sobre el tema vale la pena recuperar las declaraciones que hace unos días dio a los medios el dirigente nacional del PRD.

Y es que Jesús Zambrano descartó una eventual declinación del candidato del Movimiento Progresista a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador, a favor de la panista Josefina Vázquez Mota, o viceversa.

Luego de acompañar a López Obrador a la Cumbre Ciudadana Para Construir un México Pacífico y Justo, Zambrano Grijalva calificó ese planteamiento como una “ocurrencia” del vocero del Partido Acción Nacional (PAN),  Javier Lozano Alarcón.

“Cuando no actúa como provocador, es muy ocurrente; entonces, es una de sus ocurrencias. ¿Cómo va a declinar el que va remontando y apuntalando ya un claro sentido de ascenso en las encuestas?, ¿cómo va a declinar a favor de quien ha quedado rezagado?”, señaló.

E indicó que no pedirá la declinación a nadie, pues cada quien es dueño de sus actos y responsable de sus decisiones, por lo que seguirá trabajando para sumar a más personas a favor de la causa de López Obrador.

¿Así o más claro?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply