Reprobados

repro

¿Qué será peor?

¿Que siete de cada 10 aspirantes a maestros hayan reprobado el Examen Nacional de Conocimientos, Habilidades y Competencias Docentes?

¿Que, pese a eso, vayan a alcanzar una plaza?

¿Que los “burritos” tendrán otra oportunidad para pasar la prueba?

¿Que los resultados de este 2012 no se podrán comparar con los de los años anteriores?

¿O que la SEP, con su típica tibieza, evite exhibir públicamente el bajísimo número de aciertos que tuvieron los futuros profesores de cientos, miles de niños que, como ellos, acabarán pasando “de panzazo” matemáticas, español, inglés, ciencias naturales…?

Este fin de semana, la Secretaría de Educación Pública informó que 96.4% de los aspirantes a maestros sí alcanzó una plaza en la educación básica con una calificación que apenas superó la media establecida.

Según los datos publicados en la página oficial del concurso nacional (www.concursonacionalianza.sep.gob.mx), de los 134 mil 704 docentes que se sometieron al examen, 129 mil 908 fueron calificados como “en prelación”, es decir, que serán considerados para una plaza; mientras que 4 mil 796 fueron rechazados.

La SEP estableció un rango de evaluación, donde el mínimo fue de 700 puntos y la máxima de mil 300, con una media de mil, por lo que aclaró que quien obtuvo un resultado igual o menor al puntaje equivalente al 30 por cierto de aciertos (880 puntos) serán considerados como “No Aceptables”.

Según los resultados, 16 de las 32 entidades alcanzaron un promedio por encima de los mil puntos, siendo Nuevo León el que obtuvo mejor resultado con apenas mil 38, seguido de Querétaro (mil 34.26). Colima (mil 33.85), DF (mil 31.99) y el Estado de México (mil 30.06).

Puebla no estuvo, claro, dentro de los primeros sitios.

Tabasco fue la entidad con el peor promedio, con 940.35 puntos, seguido de Sinaloa (973.54), Nayarit (975.10), Campeche (981.86) y Coahuila (986.01).

En resumidas cuentas:
El 70.1% de los aspirantes obtuvo una calificación equivalente a reprobados, y aún así son candidatos a obtener uno de los 18 mil puestos de trabajo que otorgará la SEP.

El 3.56% tuvo una calificación de “No Aceptables”.

El 29.80% de los profesores obtuvo un calificación de entre 6 y 10.

Y sólo el 0.22% del total de maestros, esto es, 309 personas, alcanzó una calificación equivalente a 10.

Por si algo faltara, la SEP anunció desde la pasada semana que no dará a conocer públicamente el número de aciertos o errores que obtuvo cada uno de los docentes que, pese a reprobar, alcanzarán una plaza.

Ellos sí lo pueden saber en la página web creada ex profeso, pero el público en general no, lo que a la ineptitud hay que sumar la opacidad.

Y es que, de este modo, los padres de familia no lograrán conocer qué tan preparado está el profesor que “educará” a sus hijos.

Y tampoco hacer comparaciones con otros docentes, pues los datos del examen 2011 no se pueden cotejar con los de este año debido también a una compleja y extraña disposición de la SEP federal.

¿Una tragedia nacional?

Sí, por supuesto.

México es el único país del mundo donde se puede estar frente a un salón de clases sin haber aprobado el Examen Nacional de Conocimientos, Habilidades y Competencias Docentes.

La debilidad del sistema educativo, la corrupción en el SNTE y la SEP, el ausentismo, la impuntualidad, la falta de calidad y ahora la nula o deficiente preparación pedagógica del profesorado, son sólo algunas de las causas de que eso suceda.

El rezago de la educación en México no está condenando de forma eterna al drama de la falta de competitividad y ésta al retraso social y éste a la generación de enormes desigualdades.

Y lo peor, aquí sí, es que no hay quien tenga un plan, un verdadero plan, para revertir este triste, dramático panorama.

¿O a poco Enrique Peña Nieto sí?

¿Usted lo cree?

Yo tampoco.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply