¿A qué vino Graco?

fgracormv

Un personaje clave en el ajedrez del 2013 poblano es, sin duda alguna, el gobernador electo de Morelos, Graco Ramírez, quien este jueves estuvo en Puebla y no sólo para establecer acuerdos de colaboración institucional con su amigo y vecino, el gobernador Rafael Moreno Valle.

Con estupenda relación con los secretarios General de Gobierno y de Infraestructura, Fernando Manzanilla y Antonio Gali, respectivamente, quienes han servido de puente con Casa Puebla, Graco Ramírez no es cualquier militante perredista: es un influyente miembro de Nueva Izquierda, la corriente dominante en el sol azteca, y con más “pedigrí” que el poblano Luis Miguel Barbosa, recientemente designado coordinador del PRD en el Senado.

Graco Ramírez salió, junto con “Los Chuchos” mayores –Jesús Ortega y Jesús Zambrano, actual dirigente nacional perredista-, del viejo PST o PFCRN de Rafael Aguilar Talamantes para sumarse al PMS, que luego, junto con otras fuerzas de izquierda, pasaría a integrarse a lo que hoy se conoce como Partido de la Revolución Democrática.

El gobernador electo de Morelos es compadre del alma, casi hermano, de Jesús Ortega, y no es precisamente uno de los seguidores de Andrés Manuel López Obrador; de hecho, Graco Ramírez ha sido uno de los líderes de Nueva Izquierda que, públicamente, ha planteado que la protesta poselectoral de AMLO tiene escaso futuro, entre otras cosas porque los gobernadores, senadores y diputados del Movimiento Progresista que ganaron el pasado 1 de julio no tendrán empacho en acatar el fallo del TEPJF y, si es el caso, en reconocer a Enrique Peña Nieto como presidente de México.

La postura de Graco Ramírez es, en realidad, la postura de Jesús Ortega y Jesús Zambrano, sólo que estos no pueden –ni deben- expresarla en voz alta dado que despertarían la furia de López Obrador y sus fieles simpatizantes –entre los que hay que incluir a los puercos y pollitos que ha presentado como “pruebas” del “fraude”-.

“Los Chuchos”, y Luis Miguel Barbosa lo sabe perfectamente, están convencidos que ganan más mediante el acuerdo político que a través de la ruptura. Lo demostraron, en su momento, con Felipe Calderón y hoy se disponen a hacer lo mismo con Peña Nieto, pero no sólo con él: también con los gobernadores que en 2013 tendrán elecciones locales, como Rafael Moreno Valle.

Es ahí donde radica la importancia de Graco Ramírez, quien con la influencia que tiene al interior de su grupo político ya empezó a construir la alianza electoral con el gobernador de Puebla, quien –pocos, verdaderamente pocos lo saben- apoyó su campaña en Morelos, una campaña que en varios momentos enfrentó escasez de recursos y que salió adelante gracias precisamente a los acuerdos políticos con fuerzas del PRI, PAN y del propio PRD como el jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard.

No hay que perder de vista la relación entre Moreno Valle y Graco Ramírez, pues será fundamental para lo que va a pasar en Puebla en 2013. No será extraño que varios importantes morenovallistas aparezcan enlistados como candidatos de la izquierda.

Hoy, las encuestas señalan que el PRI está fuerte en el estado y que sólo con una coalición con la izquierda, Nueva Alianza y el (neo) Partido Compromiso por Puebla, el PAN podría garantizar triunfos en las principales ciudades del estado y, principalmente, la mayoría en el Congreso local, el principal objetivo, aunque no el único, del mandatario poblano.

No es casual la presencia de Graco Ramírez en Puebla (vino a decir, entre otras cosas, que tanto él como Moreno Valle representan “el cambio democrático”) como tampoco la declaración de este jueves en Acapulco, en el marco de la Reunión Cumbre de la Izquierda Mexicana, del dirigente nacional perredista, Jesús Zambrano, en el sentido de que el sol azteca está y estará abierto a reeditar y reforzar la coalición electoral de 2010 en tres de los estados que tendrán comicios en 2013: Oaxaca, Sinaloa y, por supuesto, Puebla.

Un escenario más que posible y para el que son fundamentales tanto la llegada de Luis Miguel Barbosa como coordinador en el Senado como la feliz relación entre Graco Ramírez y Rafael Moreno Valle.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply