La Gran Estafa Perredista

fcoto

Así, La Gran Estafa Perredista, podría llamarse la nueva escena, grotesca y trágica, de un partido, el PRD, que hace tiempo dejó de ser de izquierda para convertirse en una cueva de ladrones políticos, tal vez los más cínicos de toda la comarca.

Para este sábado está convocado el nuevo Consejo Estatal del sol azteca, a las 10 de la mañana, en el hotel Best Western Real de Puebla.

De hecho, este jueves estará publicándose la respectiva convocatoria.

Por su expediente impresentable, la señora Socorro Quezada Tiempo no será la dirigente estatal.

Tampoco Julián Rendón, funcionario gris de asuntos municipales y cómplice del ex dirigente estatal del PRD, Miguel Ángel de la Rosa.

Como ya ha trascendido, el candidato pactado entre el dueño del partido, Luis Miguel Barbosa Huerta, y el gobernador Rafael Moreno Valle, no será otro que el diputado local Eric Cotoñeto, quien a estas horas ya se habrá registrado con toda su documentación –constancia de miembro del partido y de pago de cuotas-.

La unción de este fin servidor de Barbosa es la señal más clara de que la alianza entre el PRD y el PAN de Moreno Valle para el 2013 sí va; ya está negociada, acordada y pactada con el aval de las principales cabezas de Nueva Alianza a nivel nacional: Jesús Ortega y Jesús Zambrano, mejor conocidos como “Los Chuchos”.

A los perredistas poblanos sólo les tocará el papel de obedecer órdenes y hablar reiteradamente de las bondades del nuevo matrimonio electoral.

Eric Cotoñeto será el líder del PRD, pues no puede haber mejor guardián de los intereses de Luis Miguel Barbosa.

Pero eso no es todo: “Los Chuchos” poblanos han hecho nuevos planes ante el cambio de las señales internas.

Como premio de consolación, Socorro Quezada será impulsada a una diputación local, mientras que a su esposo, Arturo Rojas, le tienen apartada la Secretaría de Finanzas del nuevo Comité Ejecutivo Estatal.

Otros que también alcanzarán una posición son Ruth Castro y Gabriela Viveros, que mágicamente, de secretaria del viejo local perredista pasó a candidata a diputada federal.

El presidente del Consejo Estatal, Enrique Rivera, un viejo burócrata y miembro de Nueva Izquierda, también aspira a una diputación plurinominal.

Con Eric Cotoñeto en la dirigencia, Barbosa y su grupo no sólo confirmarán el control total y absoluto del partido, también les permitirá negociar más municipios y espacios dentro de la coalición con Casa Puebla.

De hecho, calculan tener unas 50 presidencias municipales y en ellas imponer a los tesoreros.

Mientras tanto, la justificación de los recursos públicos que el PRD ha recibido, a nadie importa.

Desde 2010, mantienen el control y la distribución de las prerrogativas, mismas que se han gastado sin rendir jamás cuentas a nadie.

El “Monex” amarillo lo triangulan a su antojo Gerardo Aguirre, Socorro Quezada y el diputado Eric Cotoñeto.

Los 5 millones de pesos que les dio el Instituto Electoral del Estado fueron dilapidados, literalmente, y las firmas de los cheques correspondientes se falsificaron.

El ayudante de Cotoñeto es quien cobra en el banco y otros auxiliares, vía internet, falsifican las facturas de empresas inexistentes.

Como hace unos días reveló Camerino Márquez Madrid, representante legal del PRD ante el IFE, esto le causó al sol azteca una multa de casi un millón de pesos.

Se abrió, incluso, un expediente de expulsión contra Cotoñeto, pero ya Luis Miguel Barbosa hizo lo que tenía que hacer para mandarlo al archivo muerto.

El PRD poblano está podrido desde sus entrañas y si hay quien se espanta de lo que sucede en el PRI o el PAN del estado, la descomposición en el sol azteca no tiene comparación.

La alianza con Moreno Valle no sólo permitirá que Barbosa y sus seguidores sigan haciendo el negocio de sus vidas; de la misma forma, los dirigentes de las otras tribus del partido podrán conservar sus privilegios, como los espacios que sus familiares tienen en el Instituto de Adultos Mayores del gobierno del estado.

Por ejemplo: la diputada federal Roxana Luna Porquillo, dirigente de ADN, es otra joyita. Además de negociar los movimientos sociales en Casa Aguayo a través de Hilario Alonso, participará en el Consejo Estatal del sábado llevando como candidato a la dirigencia estatal a su hermano, Vladimir Luna. Al final, claro, terminará negociando con el fin de obtener la Secretaría General.

Lo mismo Jorge Méndez Spínola, quien a través de René Bejarano, su líder moral –ironías aparte-, está presionando para que le den una secretaría, aunque por el número de consejeros que tiene (siete) no le alcanza. Es uno de los que se manifiesta en contra de la alianza PRD-PAN, pero al final, como siempre sucede, negociará y terminará por aceptarla.

Esta, no otra, es la “honesta” izquierda poblana, la misma que seguirá luchando por los intereses del pueblo y por la democracia para todos. El partido de la esperanza y de los marginados. La Gran Estafa Perredista.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply