Gabinete Morenovallista: Cambios y Recambios

frmv

Una auténtica revolución es la que se prevé se dé en el gabinete de Rafael Moreno Valle tras su segundo informe de gobierno el próximo 15 de enero.

El reto electoral intermedio del 7 de julio forzará una serie de cambios y/o enroques de suma importancia dentro del equipo compacto del gobernador poblano.

Aunque nada sucede hasta que sucede, los movimientos obedecerán a una sola lógica: asegurar un Congreso local con mayoría morenovallista, sin importar marca partidista y mucho menos ideología.

Como es su costumbre, Moreno Valle jugará con todas las piezas de un ajedrez enorme, que no se limita a su partido, el PAN. Soldados suyos aparecerán como candidatos en el PRI, PRD, PT, Nueva Alianza… y habrá que llenar los espacios. Todos.

Ello significa el inicio de un conjunto de relevos y designaciones de carácter electorero cuyo prólogo fue el arribo de Eukid Castañón Herrera a la Subsecretaría de Asuntos Políticos y Protección Civil, el epicentro real del poder local.

El proyecto presidencial de Moreno Valle pasa por mantener el control del poder Legislativo y para lograrlo no va a escatimar esfuerzos.

Por eso enviará a sus mejores hombres y mujeres, los más leales, para librar la Madre de Todas las Guerras, sin importar si temporal o permanentemente el primer piso del gobierno se debilita.

De ahí que los cambios en el gabinete podrían alcanzar a Patricia Leal (Contraloría), Jorge Aguilar (Salud), Roberto Moya (Finanzas) y hasta la señora Martha Erika Alonso, cuya inclusión a finales del 2012 como integrante del Comité Directivo Estatal del PAN no fue casual, ni un descuido, sino parte de un proyecto político paralelo, siempre de refuerzo al morenovallismo: ¿Del DIF a la Cámara local?

Otro movimiento esperado es el de Cabalán Macari Álvaro (Administración) en tanto Tony Gali Fayad (Infraestructura) se convierta en candidato a la presidencia municipal de Puebla; en caso de ser sacrificado por Moreno Valle, cediendo ante El Yunque la candidatura a la alcaldía a cambio de negociar el poder Legislativo con el PRI de Peña Nieto, Gali permanecería al frente de la obra pública estatal.

La revolución también podría alcanzar a Fernando Manzanilla (Secretaría General de Gobierno) y Luis Maldonado (SEP), quien llegaría a Casa Aguayo en uno de tres escenarios: que Manzanilla se convierta en el tercero en discordia en la puja entre los gallos de El Yunque (Franco Rodríguez) y de Moreno Valle (Tony Gali); que decida convertirse en el próximo presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso estatal, o que harto de las intrigas de palacio, y los desacuerdos con el jefe y cuñado, se baje del barco morenovallista para retomar su vida empresarial y familiar.

Por el momento, la prioridad para Moreno Valle es la elección de julio.

El gobernador no quiere: necesita triunfar para poder presentarse como una opción verdadera al interior del PAN de cara a la sucesión presidencial del 2018.

Es indispensable.

Una derrota significaría el principio del fin. En el panismo nacional nadie va a querer a un candidato que no sabe ganar ni siquiera en su propio estado.

Por eso, sólo por eso, los cambios y recambios en el gabinete. Un gabinete del que ya varias golondrinas han emigrado: Myriam Arabian, Amy Camacho, Juan Pablo Piña Kurczyn, Norberto Tapia, Sergio Ramírez Robles, Néstor Gordillo, Carlos Ortiz Rosas, Mercedes Aguilar, Gustavo Casillas, Pedro Adalberto González Hernández, Saúl Juárez Vega… más las que se acumulen en las siguientes semanas.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply