Pobres Campañas Pobres (Un Paseo por la Puebla Fallida)

foto-puebla

De acuerdo con los sondeos de opinión –uno de Consulta Mitofsky, el más reciente- la principal preocupación de los poblanos es la inseguridad creciente y unos de los efectos de ello es el costo que han asumido las empresas.

En Puebla alcanzó una pérdida, en 2012, de 5 mil 292.7 millones de pesos, cifra superior al presupuesto anual que se le asigna a la BUAP por 4 mil 473 millones de pesos y casi el doble de los 3 mil 366.8 millones de pesos que recibe el Ayuntamiento de Puebla.

Un total de 68 mil 836 de las 216 mil 17 empresas ubicadas en Puebla fueron víctimas de delitos, de acuerdo con los datos que arroja la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) 2012 elaborada por el INEGI.

El reporte detalla que los robos son violentos y en uno de cada tres delitos contra negocios o empresas locales, los delincuentes utilizaron al menos un arma para someter a sus víctimas.

Las altas cifras de delitos a empresas son altas, pese a que 74 mil 766 gastaron en promedio 31 mil 100 pesos para protegerse de los delincuentes, por lo que en total erogaron 2 mil 325. 6 millones de pesos sólo en este rubro.

Aun cuando 68 mil 836 empresas o negocios de Puebla fueron víctimas del delito, el número crece a 97 mil 313 si se toma en cuenta a las que realizaron alguna erogación a consecuencia de la inseguridad.

De la mano del aumento de la inseguridad en la capital poblana durante los últimos tres años, la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal ha sufrido una sensible disminución en su personal, además de la desaparición en 2011 de la Policía Metropolitana que colaboraba con la Municipal en materia de vigilancia, inteligencia y detenciones.

La corporación cuenta con casi 1500 policías, de los cuales 210 son comisionados por el Estado y el resto son completamente municipales. De la totalidad de policías, aproximadamente el 80% tiene funciones de seguridad pública y el 20% realiza funciones de tránsito. En la capital poblana hay 1 millón 539 mil 819 habitantes (INEGI), y sólo cerca de 1500 elementos para atender a la ciudadanía, es decir, 0.0009 policías municipales por habitante, distribuidos en 5 Sectores. Una verdadera pena.

A la falta de elementos se suma la falta de armamento. En 2012, la dependencia perdió más de 4 millones de pesos de recursos federales que recibió por concepto de Subsidio para la Seguridad en Municipios (Subsemun), debido a la falta de licencia para la portación de arma de fuego de los agentes. La culpa, desde luego, del secretario del ramo, Amadeo Lara Terrón, quien sencillamente no ha estado a la altura del reto.

***

La ciudad de Puebla cuenta con un total de 83 unidades habitacionales, principalmente del Infonavit y Fovissste, de las cuales 23 presentan deterioro social, debido a su antigüedad de 15 años o más, porque desde su construcción no reciben mantenimiento en áreas verdes y comunes, en espacios deportivos, en alumbrado público y drenaje; además de otras que presentan problemas de inseguridad.

Es necesario un plan específicamente para este sector de la población que vive en estos conjuntos habitacionales que en los años 80 se consideraron un modelo a nivel nacional.

***

La ciudad de Puebla, como capital del estado, es un polo de atracción para la instalación de familias completas, no sólo de la entidad sino de la región centro sur e incluso de migrantes de Centro América.

Actualmente se tienen detectadas 400 colonias en asentamientos irregulares que se encuentran en el polígono de pobreza determinado por la Secretaría de Desarrollo Social, sin tomar en cuenta las que están fuera de este rango, las cuales también requieren de los elementos básicos para un mejor nivel de vida como es la falta de alumbrado público, pavimentación, banquetas, agua potable, drenaje y por ende una creciente inseguridad.

Es necesario realizar una mayor inversión en este rubro y continuar con el programa de la planeación del crecimiento urbano y acotar la instalación de asentamientos urbanos principalmente en ductos de Pemex, bajos los tendidos de alta tensión de la Comisión Federal de Electricidad y barrancas para evitar, en lo subsecuente, tragedias que lamentar.

***

Puebla fue beneficiada con la instalación de la empresa mundial Audi, que le dará un impulso importante con una inversión inicial de mil 300 millones de dólares y creará 3 mil 800 nuevos empleos directos en su primera etapa.

Sin embargo, la generación de fuentes de trabajo se sigue centrando en las pequeñas y medias empresas que concentran más del 80 por ciento del empleo.

Es necesario buscar un recurso superior a los 350 millones de pesos para apoyar la creación y modernización de pequeñas y medianas empresas en la entidad.

De los 7 mil 48 millones 184 mil 117 pesos que asignó la federación al Fondo de apoyo para la micro, pequeña y mediana empresa (Fondo Pyme), Puebla obtendría casi un 5 por ciento del presupuesto que se debe ejercer este año a nivel nacional.

En las colonias populares es necesario fortalecer las pequeñas y medias empresas para poder fortalecer la economía familiar.

En síntesis, la ciudad de Puebla requiere de una mayor atención, porque comparativamente con otras ciudades como Querétaro, Monterrey y Guadalajara, entre otras, hemos perdido competitividad por la falta de una creciente infraestructura urbana y muy notable incremento en los índices delincuenciales que repercuten en deterioro de la calidad de vida de los poblanos.

***

Lo más curioso es que pese a esta panorama, ninguno de los candidatos a la presidencia municipal de Puebla se ha detenido a ofrecer soluciones verdaderas a estos problemas.

Gane quien gane, gobernará por primera –y única vez- durante 4 años y 8 meses; sin embargo, la visión cortoplacista de Enrique Agüera y Tony Gali es de verdadero espanto.

Hablan de transparencia pero no de quitar los candados a la ley para desbloquear la información “reservada”.

Ofertan calidad gubernamental, pero no se atreven a decirnos –con nombre y apellidos- con quiénes gobernarían.

Presumen de altura de miras, pero no confiesan lo que todo mundo sabe: que ni Gali ni Agüera terminarían el periodo para el que pretenden ser electos, pues el ayuntamiento es sólo el trampolín para la gubernatura.

Un mero “accidente” en un proyecto político más grande, más amplio, e inconfesable, hoy más que nunca.

Y problemas eternos como la carencia de agua, el relleno sanitario, el rastro TIF, el desempleo, los asentamientos irregulares y sobre todo la inseguridad, no aparecen por ningún lado, y menos con seriedad, en sus plataformas de trabajo para al menos creer que algún día podremos escapar de esta, la Puebla Fallida.

Pero no tiene la culpa el indio sino quienes los hacemos compadres.

Lo dicho:

Pobres Campañas Pobres.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply