Sé Lo Que Hicieron La Transición Pasada

foto-transicion

No es una película de terror pero puede terminar siéndolo si los dos ediles que tiene la ciudad de Puebla, Eduardo Rivera Pérez –en funciones- y Tony Gali Fayad –el electo-, no transparentan la transición que ya empezaron y si en el camino repiten los mismos errores que en su momento cometieron la priísta Blanca Alcalá y el actual presidente municipal.

Y es que como seguramente se recordará, en 2010 la actual senadora y Rivera Pérez pactaron en lo oscurito y acordaron que el ayuntamiento se hiciera cargo de sueldos, oficinas, vehículos e incluso hasta insumos del equipo del panista, por aquel entonces alcalde electo, todo pagado con recursos públicos.

Por aquellos días, como hoy, se habló con bombo y platillo de una transición tan tersa como ejemplar. Sin embargo, el periodo quedó marcado por la opacidad y el secretismo –primo hermano del sospechosismo-.

Fue aquí, de hecho, donde se revelaron los elevados salarios que sin ninguna justificación legal recibieron los principales operadores de Rivera Pérez y un sinnúmero de “asesores”, “analistas”, “auxiliares” y demás puestos sui géneris que so pretexto la transición municipal fueron inventados a la sombra de los acuerdos entre la alcaldesa, que ya se iba, y el alcalde, que estaba por llegar.

imagen-nomina

Por cierto: después de conocerse esto, misteriosamente la administración de Rivera Pérez dejó de señalar falsas o reales irregularidades dentro de la administración de Blanca Alcalá; el dictamen del Cabildo fue enviado al archivo muerto.

El problema viene ahora porque bien a bien, a la fecha, no se sabe cuáles son los arreglos a que han llegado Eduardo Rivera y Tony Gali en la materia, ni tampoco los alcances de los mismos.

Hay una pregunta que ronda en el aire: ¿van los poblanos a pagar sueldos desde ahora, a siete meses del cambio de gobierno, a los integrantes del equipo de transición del presidente municipal electo?


¿Cuánto va a cobrar, digamos, el coordinador del equipo de Gali, Fernando Manzanilla?

¿Y el de Rivera Pérez: Abel Hernández?

¿O qué sucederá con los diputados (Mario Riestra, Jesús Zaldívar, Josefina Buxadé, Guillermo Aréchiga y Héctor Alonso Granados) y con los regidores (Verónica Mastretta y Pedro Gutiérrez) que forman parte del staff galicista?

¿Van a dobletear salarios?

¿Dispondrán de automóviles, oficina, apoyos extras?

¿Quién subsidiará todo esto y en cuánto nos va a salir?

foto-equipo-gali

Hoy, lo cierto es que hay luna de miel entre Eduardo Rivera y Tony Gali, y qué bueno, qué bueno por Puebla, pero escasa, muy escasa información sobre este punto toral sin duda del cambio de gobierno en la ciudad de Puebla.

Hace unos meses, en concreto en mayo pasado, sabiendo lo que pasó durante la anterior transición, el presidente municipal empujó en el Cabildo capitalino la aprobación de una partida presupuestal de unos 3 millones de pesos para el proceso, lo cual quiere decir que sí hay un pastel a repartir entre los equipos involucrados en la actual transición, tanto el de Rivera Pérez como el de Gali.

Al parecer dicho presupuesto especial contemplaría cuatro rubros específicos: pago de rentas, mobiliario, papelería y atención al público. Pero los datos son escasos y se desconoce, por ejemplo, el tema de los sueldos.

Ojalá pronto los ediles en funciones y el electo lo aclaren para que no haya más suspicacias de las que ya existen dados los antecedentes que ya conocemos. No sería raro que de repente salgan a la luz los verdaderos acuerdos y no los que Eduardo Rivera y Tony Gali se limitan a informar en medio de su bonita honeymoon.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply