Humo blanquiazul

foto-von-raesfeld

Tómelo con la reserva del caso, pero todo parece indicar que se ha llegado a un principio de acuerdo sobre el nombre del hombre que en su momento tomaría las riendas del PAN en la ciudad de Puebla, en caso de que Gerardo Maldonado Balvanera decida no reelegirse debido a que tal vez encuentre un mejor acomodo en el gabinete de la próxima administración municipal, que por 4 años y 8 meses encabezará el hoy presidente municipal electo, Tony Gali Fayad.

Se trata del diputado Rafael Von Raesfeld Porras, quien habría alcanzado el consenso tanto con morenovallistas como con yunquistas para asumir la dirigencia del blanquiazul a finales de noviembre.

Afín a la ultraderecha, aunque de línea moderada, el legislador es más transitable para Casa Puebla que otros que Eduardo Rivera Pérez ha puesto sobre la mesa de negociación.

A Von Raesfeld, apoyado ciertamente por el alcalde capitalino, lo favorece además la coyuntura y especialmente el hecho de que se haya echado para atrás la idea de los famosos “juanitos”.

Es decir, había el acuerdo de que los morenovallistas Jorge Aguilar Chedraui y Patricia Leal Islas ganarían su elección –tal como sucedió el pasado 7 de julio- pero no asumirían su curul y por tanto regresarían al gabinete (él a Salud, ella a la Contraloría), para dar paso entonces a sus suplentes, ambos gallos del Yunque: Bernardo Arrubarrena y Carolina Beaugerard, respectivamente.

Pero como esto ya no será así, pues hasta hoy hay la indicación de que Aguilar Chedraui y Leal Islas sí rendirán protesta como diputados –y el primero se perfila incluso para encabezar la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso-, entonces el acuerdo con el alcalde quedará trunco.

De ahí que el visto bueno para Rafael Von Raesfeld deba leerse como una especie de compensación al hecho de que ni Arrubarrena ni Beaugerard, alfiles de Rivera Pérez, se conviertan por lo pronto en diputados.

A favor de Von Raesfeld hay otro punto más que clave: hasta donde se sabe, públicamente nunca ha manejado una postura radical en contra del gobernador Rafael Moreno Valle, ni siquiera en los peores momentos de la relación entre el mandatario y El Yunque.

A diferencia de otros, el legislador se ha moderado de palabra y acción, lo que hace que sea una carta aceptable para el jefe político y primer panista del estado.

Tiene además una hoja de servicios partidista impecable, que lo ha llevado a ser desde consejero nacional hasta secretario general del Comité Directivo Estatal del PAN, entre otros cargos. En el servicio público no ha destacado precisamente, pero al menos ha trabajo para la Sedesol, la Secretaría de Economía y la Secretaría de la Reforma Agraria, donde fue secretario particular del subsecretario de Política Sectorial de 2001 a 2002.

Por su parte, el actual dirigente del PAN en la ciudad de Puebla, Gerardo Maldonado Balvanera, pasó de una posición totalmente antimorenovallista –muy evidente desde el primer Grito de Independencia del gobernador, cuando un sector de la ultraderecha se llamó a ofensa- a una postura totalmente promorenovallista: para confirmarlo basta ver el pronunciamento realizado hace unos días celebrando que el mandatario sea ya el presidente de la CONAGO.

Tratándose de política, ese océano sin fondo de intereses, nadie se espanta: en el camino consiguió un empleo para su hermano José Antonio, quien es director de Desarrollo y Participación Juvenil del Instituto Poblano de la Juventud (IPJ), y realizó un estupendo trabajo durante la campaña de Tony Gali, a quien desde el Comité Municipal panista ayudó para conseguir el triunfo del pasado 7 de julio.

Hoy, de hecho, Gerardo forma parte del equipo de transición de Gali y es muy, muy probable que alcance un lugar en su gabinete.

foto-transicion1

De ser así, ahí estará Von Raesfeld: listo para entrar al relevo como un dirigente del PAN avalado por morenovallistas y yunquistas.

Es decir, como candidato único y de unidad, lo que evitaría el registro de otros aspirantes y la aplicación de los nuevos estatutos aprobados por el partido, que ordenan la elección de los dirigentes mediante el voto de los militantes.

Y claro: puede pasar cualquier cosa, pero por lo pronto el nombre de Rafael Von Raesfeld Porras está sonando, y sonando fuerte.

No hay que perderlo de vista.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply