No se Hagan Bolas (y otros trascendidos pasados por lluvia)

foto-aguilar

Que como diría el clásico: “No se hagan bolas”. La presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la nueva Legislatura ya tiene dueño y ese no es otro que el ex secretario de Salud y diputado electo, Jorge Aguilar Chedraui. El que decide, ya decidió. Y no habrá chantaje ni presión que valga para cambiar el estado de las cosas.

Que todos, absolutamente todos los acuerdos electorales con El Yunque han sido respetados y cumplidos por Casa Puebla. Por ello, no hay pretexto para empezar a exigir lo que no se han ganado con el sudor de su frente. Ahí está, por ejemplo, la desorbitada petición para que Tony Gali ceda la mitad de las secretarías de su administración al grupo representado por el alcalde Eduardo Rivera. Una solicitud fuera de lugar y que sencillamente no sucederá.

Que en la ultraderecha no dejan de festinar su alianza con el futuro diputado plurinominal y ex titular de la SGG Fernando Manzanilla Prieto, con quien han pactado para ir por el control del Comité Municipal del PAN mediante la reelección de Gerardo Maldonado Balvanera o la elección del aquí citado: Rafael Von Raesfeld Porras. Según cuentan en El Yunque, pasada la elección del 7 de julio, y visto lo visto, y la confirmación del poder del gobernador, es necesario, indispensable, crearle un contrapeso para evitar que se apodere de tooodo el partido. Algo que ya pasó, aunque tal vez haya quienes no quieran darse cuenta. Lo curioso es que Manzanilla sea el principal promotor entre los “soldados de Dios” –hasta donde se sabe- de la teoría del contrapeso al interior del partido del gobernador. ¿Pues no son del mismo grupo?

Que Von Raesfeld es ciertamente el candidato de El Yunque a dirigir el PAN municipal, pero no precisamente de Casa Puebla, donde se bajaran más nombres para esa posición. En el grupo en el poder hay toda la disposición para negociar pero en caso de no haber acuerdo, el tiro será libre y entonces será en una elección donde se vea quién tiene más canicas para hacerse del control del Comité Municipal. Por supuesto que el resultado de esa contienda ya puede anticiparse desde ahora.

Que un famoso, célebre y muy impune dirigente sindical, que el 7 de julio traicionó al morenovallismo, debería empezar a preocuparse en serio. Y no es que uno sea pitoniso, pero en su futuro aparece un expediente por enriquecimiento ilícito y una buena temporada en la cárcel. Y es que debe saber que en política, la traición no paga, y más temprano que tarde, todas, todas las facturas se cobran. Y sí, el impune -y ¿todo poderoso?- dirigente sindical al que me refiero es ése en el que usted está pensando.

Que este lunes hubo muchísimo movimiento en la Torre Ejecutiva del Centro Integral de Servicios. Cuentan que por primera vez desde que el complejo fue inaugurado, el gobernador despachó en su oficina del cuarto piso. De hecho, el helicóptero que por la mañana lo trasladó a Tochimilco, donde entregó las obras de la nueva imagen urbana, aterrizó alrededor del medio día sobre el CIS, llevándolo como pasajero principal, para sorpresa de propios y extraños. De hecho, fue la primera vez que ahí, en la sala de juntas, se realizó la reunión con el Grupo de Coordinación de Seguridad Pública, con la presencia del comandante de la XXV Zona Militar, los delegados de la PGR y el CISEN, y los titulares de la SGG, PGJ y SSP, entre otros funcionarios de los tres niveles de gobierno. A partir de ahora no será raro ver a Moreno Valle encabezar reuniones y acuerdos en ésa, una de sus obras emblemáticas.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply