Sopa (Pepe) Chedraui para el PRI

Si parece pato, nada como pato y grazna como pato, no hay duda que es un pato.

Así le viene sucediendo en los últimos días a Pepe Chedraui Budib.

Y es que en los hechos ya opera como coordinador de los diputados –electos- del PRI.

El pasado miércoles, por ejemplo, convocó a cinco de ellos a una comida -de amigos pero más bien política- en el comedor principal del Centro Mexicano Libanés.

A saber:

Sergio Cespedes Peregrina.

Leobardo Soto.

Silvia Tanús.

Víctor Manuel Giorgana Jiménez.

Y Pablo Fernández del Campo.

Estos dos últimos, al parecer, ya entendieron que no hay de otra sopa que la que venden en Chedraui.

Y es que Pepe está más que perfilado para convertirse, en su momento, en el jefe de la bancada del tricolor en el Congreso del estado.

Una bancada diminuta –de sólo ocho integrantes- que necesitará un milagro, y mucha inteligencia, y muchas relaciones, y mucho talento, para hacer un papel digno ante la aplanadora morenovallista.

La comida del Libanés no es casual.

Y es que el nivel de relaciones nacionales que trae Chedraui encaja perfectamente con la nueva coyuntura que vivirá Puebla.

Una Puebla que va caminando paulatinamente en medio de dos intereses coincidentes: los del presidente Enrique Peña Nieto, amigo personal suyo, y los del gobernador Rafael Moreno Valle, con cuyos principales operadores ya trae una interlocución fluida.

Ni Giorgana ni Fernández del Campo garantizan acuerdos entre esas dos fuerzas, cada vez más cerca desde que Moreno Valle asumió la presidencia de la CONAGO.

Pero además Chedraui tiene lo que nadie: el apoyo de Gobernación federal y del CEN del PRI, convencidos de que el tricolor poblano está en crisis, que no ha tocado fondo y que requiere un nuevo tipo de liderazgo para transitar hacia una oposición inteligente: capaz de generar contrapesos pero también de procurar consensos.

Nada más hay que ver el ridículo en que cinco de los actuales legisladores priístas dejaron este jueves a su secretaria general, Ivonne Ortega, desobedeciendo la línea dictada en Insurgentes para votar en contra las iniciativas del gobernador de Puebla.

No hay control porque no hay dirigentes que sean respetados, y ahí Pepe Chedraui tiene un hándicap por delante.

Sí. El amigo del presidente parece pato, nada como pato y grazna como pato, y es tal el ritmo de amarres que trae, que así como le da tiempo de comer con quienes va a coordinar, teje alianzas con otros factores de influencia.

El pasado fin de semana, por ejemplo, estuvo en Yonkers, Nueva York, para reunirse con dos empresarios poblanos importantes: Félix Sánchez, el famoso “Rey de la Tortilla”, y Jesús Lira, restaurantero.

foto-pepe

Pepe Chedraui está en lo suyo, pero convencido que aunque cuente con el apoyo de Los Pinos, la coordinación del grupo parlamentario del PRI no se regala.

Más bien se gana.

Y en esas anda.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply