Guerra de Guerrillas (Las Razones de César Camacho)

foto-cesar-camacho-2-1

Con la venganza como móvil, y la esperanza de crear paulatinamente un efecto en cadena que descomponga la excelente relación actual entre el presidente de la República y el gobernador de Puebla, el dirigente nacional del PRI, César Camacho Quiroz, determinó iniciar el año declarándole la guerra, en realidad una especie de guerra de guerrillas, a Rafael Moreno Valle, a quien en el CEN ya ven más como un peligro para diversos grupos de poder priístas de cara al 2018 que como un simple problema de cacicazgo regional.

Tras la derrota –interpretada por Camacho como una “humillación” en toda regla- electoral que el morenovallismo propinó al PRI en 2013 en todo el estado, la valoración del CEN tricolor respecto al mandatario poblano se modificó: en el tablero de ajedrez de la política nacional, el gobernador pasó de “probabilidad” a “seria amenaza” para la sucesión presidencial, y como ha dicho Camacho: “O lo paramos ahora, o lo paramos ahora”.

No es extraño, por eso, el endurecimiento en el discurso de los más importantes actores del PRI en la entidad ni los pronunciamientos críticos –algunos muy críticos- que se escucharán en los siguientes días con motivo del tercer informe de gobierno de Moreno Valle, a quien incluso buscarán denunciar jurídica y mediáticamente por lo que en el entorno de Camacho y de su secretaria general, la yucateca Ivonne Ortega –otra damnificada de la aplanadora electoral morenovallista-, consideran un exceso publicitario y propagandístico en la difusión de sus logros a la mitad del camino.

Ante el evidente proyecto presidencial del gobernador de Puebla, que sigue creciendo en parte gracias a la carencia brutal de liderazgos y de precandidatos en el PAN, seis instrucciones o líneas estratégicas precisas han salido en los últimos días a los dirigentes priístas poblanos directamente del escritorio de César Camacho:

1) Disciplina partidista por encima de cualquier aspiración personal;

2) Sostenimiento de la estructura, comités municipales y cuadros que el pasado 7 de julio lograron más de 850 mil votos;

3) Apoyo público, firme e irrestricto a presidentes municipales en funciones, alcaldes electos y diputados de la nueva Legislatura;

4) Convertir la agenda del PRI en la agenda del gobierno de la República;

5) Capacitación a los nuevos ediles del tricolor para impedir el avasallamiento de los tres poderes del Estado controlados por Moreno Valle, y:

6) Postura y discurso opositor ante el gobernador, destacando los puntos vulnerables y aprovechando las disputas internas, las contradicciones y en especial el desgaste del ejercicio del poder durante ya un trienio completo.

La sorpresiva designación de un antimorenovallista consumado como Víctor Manuel Giorgana Jiménez como coordinador del grupo parlamentario del PRI en la nueva Legislatura, un punto intermedio entre la ingenuidad y docilidad de Pepe Chedraui y el radicalismo inepto e infantil de Pablo Fernández del Campo, es resultado del nuevo esquema o nuevo “trato” que el CEN del PRI quiere dar a Moreno Valle desde el Congreso, el lugar donde realmente se gobierna un estado.

Camacho Quiroz no es ingenuo y desde ahora, ciertamente, anticipa un acuerdo Los Pinos-Casa Puebla para las elecciones intermedias de 2015; sabe que el pragmatismo y los intereses de Peña Nieto y Moreno Valle los llevarán a pactar: mientras el presidente quiere un Congreso federal a modo, con una mayoría que le permita seguir empujando sus reformas y el modelo de gobierno que le han impuesto los grupos que lo llevaron al poder, el gobernador busca un salvoconducto que lo deje jugar el 2018 sin sufrir el veto, el marcaje, la persecución o –peor- el odio peñista. Peña Nieto querrá diputados federales propios y Moreno Valle no tendrá ningún problema en facilitárselos, apoyando a los candidatos desde la omisión (sacando las manos de los distritos acordados) o la comisión (metiéndolas en aquellos donde sea necesario para garantizar triunfos o derrotas, a según).

El dirigente nacional del PRI es, sí, un viejo zorro de la política y no desconoce todo esto; tal vez por eso, él ya está vislumbrando más el 2018 que el 2015 y ha decidido cobrarle todas a quien le propinó su peor derrota electoral como mandamás priísta, y con las mismas armas que siempre utilizó el tricolor para imponerse en las urnas.

La de César Camacho es, sin duda, una especie de venganza, nacida –sí- del rencor y el dolor pero con un objetivo de largo alcance: impedir a costa de lo que sea, como sea, que Moreno Valle se convierta en candidato presidencial. Una cruzada difícil y arriesgada, no exenta de peligros, pero en la que tendrá éxito si cierra la pinza y logra que su guerra sea también la guerra de Los Pinos, dinamitando los actuales lazos de comunicación y los pactos entre Peña Nieto y Moreno Valle, confrontándolos a través de una acción política concertada desde las delegaciones federales, los ayuntamientos y los diputados priístas en el estado.

Para el líder nacional del PRI, el gobernador poblano se ha convertido ya en algo más que una molesta piedra en el zapato: en una obsesión. Y en un peligro. Olvida que el hígado no es ni nunca ha sido un buen consejero político y que puede estar cometiendo nuevamente el error de minimizar a quien ha enfrentado toda clase de guerra y de todas ha salido ganador –o empatado, al menos-.

¿Cuenta César Camacho Quiroz con el visto de Miguel Ángel Osorio Chong, el secretario de Gobernación? ¿La embestida que viene es solo a cuenta del CEN del PRI? ¿De Bucareli? ¿O de ambos? ¿Qué tanto está enterado el presidente de lo que hace o deja de hacer su partido en los estados? ¿Se van a apoyar desde Los Pinos acometidas contra los gobernadores en medio de la recesión económica, el descontento por las reformas energética y hacendaria, la caída en la aprobación ciudadana y la irritación de diversos grupos de poder por la exhibición y el escarnio de los deudores fiscales? Son sólo algunas de las dudas que existen y que se irán despejando poco a poco, en estos días en que vuelve a escribirse la historia de siempre, la eterna, infinita, inagotable historia de la lucha por el poder.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply