BUAP: EL FIN DE LA MAFIA DE LOS ZÁRATE

foto-rector

La transformación de la BUAP bajo el mando de Alfonso Esparza Ortiz va en serio y prueba de ello es el curso de capacitación al que este fin de semana fueron sometidos todos y cada uno de los integrantes del equipo compacto del rector de la máxima casa de estudios del estado.

Tras la aprobación por unanimidad del Plan de Desarrollo Institucional de la gestión 2013-2017, viernes y sábado se encerraron –sin celulares ni smartphones- en los salones de “La Buena Vibra”, hotel y spa de Tepoztlán, Morelos, para recibir entrenamiento ejecutivo intensivo por especialistas en diversas disciplinas, con el fin de encontrar el camino más eficaz para alcanzar los objetivos fijados usando sus propios recursos y habilidades.

Dos expertos en coaching de la Universidad de Nuevo México fueron los encargados de llevar a cabo las sesiones de trabajo.

También participó Yago de Marta, el famoso consultor internacional en oratoria y media training, que les practicó diversas dinámicas para hablar y debatir ante público y cámaras y aumentar la confianza y el control sobre situaciones inesperadas.

Esparza Ortiz está decidido a ser el mejor rector en la historia de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, pero sabe que para conseguirlo, sus colaboradores deben comprometerse con el proyecto y transformarse en un equipo de alto rendimiento, moderno y capaz de estar a la altura del reto.

Sin agenda política más allá de las paredes de la institución, ni las frivolidades ni ambiciones u obsesiones personales que distrajeron a sus antecesores, con el único objetivo de privilegiar el academicismo sobre el protagonismo, el rector sigue en lo suyo, poniendo a la BUAP por delante y sentando las bases del modelo de universidad que busca heredar, un modelo basado única y exclusivamente en las evaluaciones cualitativas y cuantitativas, en la calidad, en la transparencia y en los resultados.

Nunca más la BUAP como el “cuarto sector” del PRI o como trampolín político o como fuente de riquezas personales. Nunca más la BUAP como propiedad de uno en demerito de todos los demás. Volver al origen para nunca más traicionarlo.

***

Y es en esa lógica que se inscribe el principio del fin del cacicazgo histórico protagonizado por los Zárate Martínez, modelo de abuso y corrupción que engendró en el edificio El Carolino, que se extendió como un cáncer por toda la universidad y que cobijaron los últimos tres rectores para mantener privilegios y el status quo.

El pasado 1 de marzo se venció el ultimátum dado por el rector Esparza Ortiz a estos tristemente célebres hermanos que de simples veladores pasaron en pocos años a convertirse en un poder alterno y a monopolizar para sí el servicio de seguridad de la máxima casa de estudios, con todos los vicios imaginables.

Tras hacerse del control total y absoluto de la Dirección de Servicios Generales y erigirse en los amos y señores de las instalaciones universitarias, impunemente establecieron su propia ley y se encargaron de hacerla cumplir, como si la institución les perteneciera. No pocas veces se les involucró en la comisión de delitos que, el paso del tiempo y las relaciones políticas, fueron borrando de los archivos policiacos.

Rafael, Gilberto y Celestino Zárate, principalmente, retomaron la estela de su hermano Agustín, el precursor, y abrieron la puerta a sus esposas, amantes, sobrinos, cuñados e hijos, hasta formar un auténtico ejército de soldados a sus órdenes en prácticamente todos los ámbitos de la vida universitaria, dueños de una verdadera fortuna y protegidos desde la cúpula.

Es hasta la llegada de Esparza Ortiz que empieza la limpia, una verdadera limpia, y que en aras de profesionalizar el servicio de seguridad de la BUAP, se termina la era oscura de los Zárate.

De los 120 afines al grupo, solo 10 están renuentes a entrar al redil; en los próximos días, de persistir en su negativa, serán liquidados conforme a la ley, con el fin de dar paso a una nueva época, en la que el alumno, el maestro, el trabajador, el deportista, el artista, el universitario en general, estén por encima de una mafia que ya no tiene cabida en los pasillos de la institución.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply