LASTIRI, EL MALAGRADECIDO

collage-gar

Cuando Juan Carlos Lastiri Quirós era nada, también era pobre de amigos, y su desesperación y angustia por vivir fuera del presupuesto, lo llevaron incluso a pensar en dejar al partido con el que en ese momento había logrado ser diputado local y presidente municipal de Zacatlán.

Entonces ideó un plan más inteligente y perverso: empezó a rondar casi obsesivamente ese cerco impenetrable que el grupo marinista había creado.

Lo intentó a través de quien en ese momento necesitaba adhesiones y apoyos, es decir, el más vulnerable, el más idóneo para aterrizar sus intenciones: Javier López Zavala.

Fiel a su sagaz estilo, Juan Carlos Lastiri sedujo a Javier López Zavala para que le abriera la puerta de entrada a esa fortaleza inexpugnable que aseguraba abundancia y excesos, muchos excesos, y a la que solo los amigos del gobernador tenían acceso.

Ambicioso y con hambre, Lastiri no pedía que le dieran, solo pedía que lo pusieran donde había y así sucedió, porque ya estando ahí se despachó con la cuchara grande.

Puesto que ocupó, puesto del que salió con los bolsillos llenos.

Ahí están los expedientes que hablan por sí solos, en una cadena de enriquecimiento muy explicable que, legalmente, no ha pre escrito.

Todo era beber, cantar y viajar.

Y de hecho así sucedió en la navidad de 2009, cuando con cargo al presupuesto Juan Carlos Lastiri y Javier López Zavala pasaron una muy placentera Noche Buena en Nueva York, en Manhattan, donde sellaron un pacto político y de lealtad que, según él, iba a trascender coyunturas, calenturas y urgencias.

Un año después vendría la debacle marinista cristalizada en la derrota de su “delfín”.

Hoy las cosas han cambiado, y drásticamente:

Camaleónico, Lastiri vuela alto como subsecretario de Prospectiva, Planeación y Evaluación de la Secretaría de Desarrollo Social y López Zavala camina en lo bajo, apenas cumpliendo el trámite de la diputación federal, sin los presupuestos ni la corte de aduladores ni la fortaleza política que lo rodearon cuando estuvo cerca de alcanzar la cima.

Y lo que es peor: ahora, el zacatleco no pierde oportunidad para exhibirlo ante el polit buró de Enrique Peña Nieto y César Camacho.

Hoy se deslinda de manera burda de aquella amistad que lo reoxigenó, que lo metió a la jugada, que le dio de comer y le permitió hacer negocios, muchos negocios, y lo que es peor: de pendejo no lo baja.

Juan Carlos Lastiri Quirós es un ingrato.

O peor: un malagradecido.

De esos que si traiciona una vez, traicionará siempre.

En su súbito ataque de soberbia, olvida que todo lo que sube, baja.

Además de física elemental, es ley de vida y ley política.

Porque ya lo dijo el clásico:

El que se mete en política, es como el gato que se mete a la chimenea…

O sale quemado o sale tiznado.

Debería recordarlo.

Recordarlo ahora que se siente todopoderoso.

Omnipotente.

Intocable.

Invulnerable.

Y que cree que el tiempo y el futuro le fueron escriturados a su nombre.

***

foto-rector1

Calidad y equidad académica, son en esencia la columna vertebral que sostiene hoy el edificio de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Ajena a escándalos, “grillas” y distracciones externas, la institución se fortalece en lo que es importante y verdaderamente trascendente: su misión educativa.

El reconocimiento entregado este miércoles al rector Alfonso Esparza Ortiz por parte de los Comités Interinstitucionales de Evaluación de la Educación Superior (CIEES) confirma el compromiso con el modelo y el proyecto impulsados en esta nueva época.

La máxima casa de estudios del estado es la única de las macro universidades del país en mantener el 100 por ciento de su matrícula en programas educativos evaluables de calidad.

Como dijo Esparza Ortiz en Salón Barroco de El Carolino:

Porque la BUAP tiene la tarea de la mejora continua, “hemos asumido el desafío, pues estamos convencidos de que sólo la educación nos conducirá hacia una sociedad más justa, más próspera y más participativa”.

Ni proyectos políticos personales ni ocurrencias ni salidas en falso ni frivolidades.

La universidad pública en lo suyo: el liderazgo educativo.

¿Alguna duda?

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply