TEHUACÁN: SEMÁFORO EN ROJO

foto-tehuacan-copia

En menos de 100 días, el semáforo de la seguridad en el municipio de Tehuacán está en color rojo ascendente.

A casi tres meses de haber rendido protesta, la inestabilidad gubernamental, política y administrativa por la que atraviesa el Ayuntamiento de Tehuacán y que es generada por la dualidad que conforma, por un lado, el poder fáctico representado por Álvaro Alatriste Hidalgo y, por el otro, la endeble autoridad formal de la alcaldesa Ernestina Fernández, sigue abriendo la brecha irreconciliatoria entre los dos bandos en que se encuentra dividido el Cabildo de ese municipio.

El problema no sería mayor si las insalvables diferencias quedaran al interior del cuerpo edilicio; la gravedad del tema estriba en que la lucha de poderes entre los regidores de Ernestina y los de su esposo Álvaro está afectando a miles de habitantes víctimas de la inseguridad propiciada por peligrosas bandas del crimen organizado procedentes de ciudades veracruzanas colindantes con Tehuacán, como Orizaba y Córdoba, plaza propiedad de los de la banda de la última letra del abecedario.

Por lo pronto, en la sesión de Cabildo realizada el pasado miércoles 7 de mayo, el regidor de Gobernación, Abraham Aguilar Sánchez, pidió de plano la renuncia de los mandos policiacos, por la falta de capacidad mostrada para asumir el reto que implica evitar el crecimiento de la ola delictiva en esa demarcación municipal.

La petición generó un cruce verbal entre el regidor solicitante y la señora presidenta Ernestina Fernández, quien en su afán de defender a los hombres que Álvaro Alatriste impuso como custodios de la seguridad pública, sólo alcanzó a pronunciar un cantinflesco silabario de palabras en el que se sobre entiende su intento de responsabilizar al gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, por lo que sucede en Tehuacán.

“No estamos viendo ni colores ni partidos… También el gobernador, ¡ya que se siente y trabaje en coordinación!… porque él siempre lo ha dicho… entonces no se vale que nos abandone, o que ellos estén buscando el conflicto entre los colores, ¿no?… A trabajar… porque yo siento que no es de ahí”, fue la perorata de doña Ernestina.

Lo cierto es que quienes están pagando los platos rotos de dejar a un ama de casa como máxima autoridad de uno de los municipios más importantes del estado de Puebla, son los habitantes, juguetes de los caprichos de un cacicazgo, el de Alatriste, tolerado y protegido por el PRI y una serie de intereses económicos entre políticos y empresarios de todo signo.

Lo dicen empresarios, comerciantes, industriales, religiosos, directivos de escuela, ciudadanos de a pie: Tehuacán es un caos, una ciudad sin pies ni cabeza.

Porque antes de que se cumplan los primeros 100 días de “gobierno” de la presente administración, la gravedad de la seguridad pública está alcanzando ya niveles de riesgo social.

De hecho, que nadie se sorprenda si en un corto plazo se ven desfilar tanquetas de color verde olivo, tripuladas por hombres con vestimentas de camuflaje moteado, y no precisamente en días como el 16 de septiembre o el 20 de noviembre.

***

PAN Abre los ojos”, es el título del video que desde el pasado viernes circula en redes sociales como parte de la guerra sucia emprendida contra el gobernador Rafael Moreno Valle a una semana de la elección interna para definir al nuevo dirigente nacional.

El video de 20 segundos fue subido a YouTube por “manueldemocrata” (sic), seudónimo detrás del cual se esconde el autor intelectual del ataque: Miguel Abad Carrillo.

El mismo Miguel Abad Carrillo que viene operándole a Ernesto Cordero en Puebla y quien, para su mala suerte, dejó todas las huellas.

De hecho, esta misma semana se va a presentar una denuncia penal en contra de quien fuera funcionario de Gobernación municipal, pues existen suficientes pruebas que acreditan su vinculación directa, directísima, con el citado video.

Aunque en el equipo de Cordero salieron rápidamente a deslindarse, aduciendo que puede tratarse más bien de “fuego amigo”, la verdad es que las evidencias son concluyentes.

En la historia aparecen, además de Miguel, Daniel García, “El Pollo” y su gente, Ramón y por supuesto Citlalli, atrapados todos en la acción concertada.

Porque como diría el multicitado Abad Carrillo:

“Que quede bien hecho”.

Y tan quedó que ahora será la Procuraduría General de Justicia del Estado quien dé curso, en términos de ley, en tiempo y forma.

Es la guerra.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply