TONY GALI Y EL PRE-DESTAPE

foto-gali-2

Dicen que en política no hay coincidencias ni casualidades, que la forma es fondo, y que si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, entonces probablemente es un pato. En este caso, un pato llamado Tony Gali Fayad, con cara de candidato y con un año marcado en el calendario del poder: el –indudablemente clave- 2016.

Y es que mucho llamaron la atención las expresiones realizadas el pasado jueves por el gobernador del estado de Puebla, Rafael Moreno Valle, durante la inauguración de la segunda etapa del Complejo Multideportivo en la colonia Castillotla:

Con Tony Gali, dijo a los poblanos presentes, “compartimos un proyecto de gran visión y de largo alcance que tiene por supuesto acciones concretas y medibles en el corto y mediano plazo y lo podemos ir observando año con año desde que Tony (Gali) fue parte del equipo de trabajo en el gobierno estatal como secretario de Infraestructura” (sic).

Un proyecto de gran visión y “de largo alcance”…

Palabras que no se echaron al viento por casualidad, ni fueron un error o una distracción, y que más bien parecieron o sonaron a un pre-destape.

Vaya: la luz verde, la “pinche señal” que confirma, y consolida, al presidente municipal de Puebla como la única y más viable carta del grupo en el poder para la gran guerra del 2016, según las últimas encuestas de posicionamiento e intención de voto.

Una minigubernatura en juego, que de mini sólo tiene la fama porque es y vale más, mucho más de lo que aparenta, sobre todo para el gran proyecto transexenal del morenovallismo, que pasa desde luego por la carrera presidencial del 2018.

Hoy, ya no hay –no puede haber- pausas en cuestiones políticas.

Esas épocas se terminaron para siempre.

Un solo descuido, una sola distracción puede pagarse muy, muy caro.

Cuestión de sobrevivencia, el reloj del poder no puede detenerse ni para tomar un respiro:

O es todo o es nada.

No vale la pena vivir de otra manera: huérfano de metas, a medias tintas, sin correr riesgos.

Y es en ese contexto que las palabras de Moreno Valle en Castillotla adquieren una dimensión profunda.

Al parecer, de hecho, el activismo, la presencia, la movilidad de Tony Gali Fayad incrementará sustancial y
tangencialmente en las próximas semanas.

Especialmente tras su primer informe de gobierno, que tendrá como sede el Auditorio de la Reforma.

Y el interior del estado no será ajeno a la estrategia rumbo al 2016, lo que incluye la aduana de la elección federal de este 2015.

Se viene la caballería pesada.

Y es que sí: no, no hay casualidades.

Como no es casual, de ninguna forma, que el alcalde de Puebla haya sido el principal acompañante este fin de semana del gobernador del estado en la inauguración en Tecomatlán de la XVIII Espartaqueada Cultural Nacional, donde compartió presídium con el líder del Movimiento Antorchista, Aquiles Córdova Morán, ante más de 17 mil participantes. Todo un mensaje, toda una declaración de intenciones, para quienes, del lado del PRI, se quieren anotar para el 2016: Blanca Alcalá, Juan Carlos Lastiri, Javier López Zavala y el virtual candidato a diputado federal por Izúcar de Matamoros, Jorge Estefan Chidiac, más los que se acumulen semana a semana.

El Proyecto Gali –así, con mayúsculas- avanza y pronto, muy pronto empezarán a notarse los elementos que le irán dando fondo y forma, asociación indisoluble e inevitable en cuestiones de poder.

Porque si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, entonces probablemente…

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply