FERNANDO MORALES: ADQUISICIÓN MORENOVALLISTA

foto-fernando-morales

Del odio al amor, así ha sido el tránsito de la relación entre Rafael Moreno Valle y Fernando Morales Martínez, una pareja de cuidado. La nueva adquisición del morenovallismo –este miércoles por fin fue nombrado subsecretario de Desarrollo Político y Participación Ciudadana de la Secretaría General de Gobierno (SGG)- es el ejemplo más a la mano del profundo pragmatismo que guía el accionar político del gobernador de Puebla, así como de la enorme perversidad del hijo mayor del ex gobernador Melquiades Morales Flores, capaz de integrarse a las filas del “enemigo” siendo lo que es -y lo que representa- para la cultura del priísmo, de ese priísmo que él, el propio Fernando Morales, dirigió a nivel estatal.

El PRI pierde a una pieza simbólica del entramado del poder –la forma sigue siendo fondo- y el morenovallismo gana a un operador eficiente y comprometido, que como los morenovallistas no se fija en nimiedades con tal de salirse con la suya.

En tiempos de Melquiades Morales, el enfrentamiento entre el por entonces poderoso Fernando Morales y el no menos poderoso Rafael Moreno Valle –a la sazón secretario de Finanzas y Desarrollo Social- fue de antología. Se declararon la guerra, y la guerra libraron con su natural saldo de muertos y heridos.

Luego, Fernando intentó todo –y todo es todo- con tal de que Moreno Valle fracasara en su intentona de llegar a Casa Puebla. Evidentemente no tuvo éxito y el tiempo acomodó las cosas en su lugar: ambos entendieron que a veces es mejor seguir el consejo de los viejos sabios –si no puedes con el enemigo, únetele- y Morales Martínez terminó poniéndose una bolsa de hielo en la cabeza y siendo un aliado discreto, pero finalmente aliado, del morenovallismo a su paso como dirigente estatal del PRI, que desmanteló y desactivó para cumplir los objetivos del actual grupo en el poder.

Fernando Morales no se va del PRI: tenía ya mucho tiempo sin estar en el PRI.

Hace poco recibió el rechazo de “su partido” impidiéndole ser candidato a diputado federal y su salto como funcionario del gobierno del estado estaba más que cantado.

¿Es Fernando Morales un traidor?

Según el cristal desde donde se mire, pero no es diferente a todos aquellos priístas que, a espaldas de su dirigencia nacional, se asumen como antimorenovallistas cuando en los hechos operan para Casa Puebla. Fernando al menos da la cara, como ahora que rindió protesta como subsecretario de la SGG.

Es, eso sí, un golpe tremendo para el CEN del PRI y en especial para la seudo lideresa del partido en el estado, una tal Ana Isabel Allende Cano, quien logró lo imposible: dejar al partido en peores condiciones que Pablito Fernández del Campo, el perfecto fracasado.

¿Qué explicación dará ahora ella, que ha sido humillada y atropellada políticamente, una y otra vez, por el
morenovallismo, y eso que aún no inician las campañas?

¿Cómo justificará su torpeza, su falta de visión, su nula pasión por entender el fenómeno del poder?

¿Qué ridícula versión dará ahora sobre su notable incompetencia?

¿Quién parará la sangría en el PRI de Puebla?

Pago por ver.

Lo cierto es que el PRI se va quedando cada vez más solo, reflejo de la profunda, inacabable e inabarcable crisis que vive desde 2010.

Aun no toca fondo.

Mientras, en la tienda de enfrente, siguen subiéndose los pasajeros del trasatlántico que ya ha zarpado rumbo al 2018.

O si no, que Max Cortázar, Diódoro Carrasco, ahora Fernando Morales y un largo, largo etcétera lo digan hoy o callen para siempre.

***

foto-gali

Este miércoles el presidente municipal de Puebla realizó una visita sorpresa a la Sala de Regidores, con el fin de verificar que la atención a los ciudadanos se realice en espacios dignos.

Con su habitual don de gentes, Tony Gali Fayad recorrió las oficinas, platicó con los presentes y se detuvo a escuchar y atender a algunos de quienes hacían antesala en espera de exponer sus problemáticas.

Los más sorprendidos fueron los propios regidores, quienes agradecieron el gesto del alcalde.

Según se informó, Tony Gali revisó los trabajos de remodelación del inmueble, cuyo financiamiento no representó recursos adicionales, y celebró que la población que acude a estas instalaciones cuente con un sitio funcional y acorde a sus necesidades.

El presidente municipal prometió regresar en otra ocasión, así, sin avisar con antelación.

gar_pro@hotmail.com

Leave a Reply